España, entre los países de la OCDE donde más aumentará la presión fiscal para controlar la deuda

Escrivá augura un aumento de 91.000 cotizantes en octubre
19 octubre, 2021
Las compañías españolas dispararán un 52% interanual el uso de beneficios fiscales ligados a Sociedades
21 octubre, 2021
Ver todas las noticias >

Según el informe ‘El juego a largo plazo: las perspectivas fiscales para 2060 subrayan la necesidad de reformas estructurales’, publicado por el ‘think tank’ de las economías avanzadas, el aumento potencial estimado de la presión fiscal en España entre 2021 y 2060 si se quiere estabilizar la deuda mediante una mejora de los ingresos primarios alcanzaría el 13,23%, la tercera más alta de la OCDE. De este modo, la relación entre el peso de los impuestos y contribuciones a la Seguridad Social con el tamaño de la economía del país solo se incrementaría de forma más pronunciada durante el periodo analizado en Eslovaquia, con un alza estimada del 17,21%, y en Polonia, con un 13,95%.

De hecho, salvo Grecia, donde se ha acometido un «masivo esfuerzo de consolidación fiscal desde la Gran Recesión» y cuya presión fiscal en el escenario base de la OCDE se prevé que bajaría en 2,65 puntos porcentuales hasta 2060, el resto de miembros del ‘club de países ricos’ se verán forzados a subir los impuestos si quieren mantener bajo control las ratios de deuda. De este modo, como promedio de la OCDE bajo este escenario, la organización calcula que la presión fiscal se elevará entre 2021 y 2060 en casi 8 puntos porcentuales del PIB, con un total de once países, incluido España, donde el esfuerzo será superior al 10%.

En el caso español, el incremento del 13,23% del PIB hasta 2060 se descompone en un aumento de 2,88 puntos porcentuales relacionado con el aumento de los gastos en sanidad y cuidados, el cuarto mayor incremento de toda la OCDE, mientras que un 3,01% estaría vinculado al gasto en pensiones, el 16º de la OCDE, un 2,06% a otros gastos primarios, y un 0,69% derivado del interés de la deuda Covid. Asimismo, en el horizonte analizado, la OCDE estima en 4,59 puntos porcentuales el impacto de «otros factores» en el incremento de la presión fiscal, en referencia a cualquier elemento que afecte la dinámica de la deuda que no sea las explícitamente componentes del gasto.

No obstante, los autores del informe subrayan que estos resultados no implican necesariamente que los impuestos aumenten, «ni siquiera que deban hacerlo», en el futuro, sino que el indicador de presión fiscal es una métrica que sirve para cuantificar e ilustrar el desafío fiscal que enfrentan los gobiernos de la OCDE. «Aumentar los impuestos es solo una de las muchas vías posibles para enfrentar este desafío», defienden. A este respecto, apuntan que, si las condiciones de financiación siguen siendo favorables, como se supone en el escenario base, los países con ratios de deuda pública inicial relativamente bajos podrían financiar algunos de los incrementos proyectados del gasto con deuda.

Sin embargo, advierten de que con un aumento de la deuda pública habría riesgos, añadiendo que absorber la presión fiscal futura con préstamos adicionales «es una estrategia que podría posponer, pero probablemente no evitar, la necesidad de reformas».

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Generated by Feedzy