Gigantes del capital riesgo piden ayudas a la Sepi

La Fed prepara el camino para el ‘tapering’ y adelanta la primera subida de tipos a 2022
23 septiembre, 2021
Los precios industriales registran su mayor subida en 4 décadas
28 septiembre, 2021
Ver todas las noticias >

Los fondos de private equity no han rechazado la posibilidad de contar con el apoyo del Gobierno para socorrer a los grupos de los que son dueños. Importantes gestoras, entre las que se encuentran la española Portobello Capital o la francesa PAI Partners, se han dirigido a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (Sepi) en busca de recursos con los que revertir el golpe del Covid-19 en algunas de sus participadas y tratar, así, de salvarlas de la quiebra.

Pese a ser adalides de la actividad privada, las gestoras de capital riesgo no han dudado en apelar al fondo público de apoyo a la solvencia que ha servido para ayudar a Air Europa o Plus Ultra, entre otros grupos. Una parte considerable del medio centenar de compañías que hasta ahora han pedido este rescate son propiedad de este tipo de entidades. La mayoría están relacionadas con la industria turística y la hostelería -donde la crisis ha tenido un fuerte impacto-, pero no faltan exponentes de otros sectores.

Destaca la intensidad con la que Portobello Capital, una de las principales firmas españolas de private equity con unos 1.400 millones de euros en activos gestionados, ha requerido el auxilio de esta herramienta de financiación de última instancia, que está concebida para cuando el resto de alternativas fallan. La gestora que dirigen Íñigo Sánchez-Asiaín, Juan Luis Ramírez, Luis Peñarrocha, Carlos Dolz, Ramón Cerdeiras y Norberto Arrate ha solicitado respaldo para hasta tres empresas en cartera: las clínicas dentales Vivanta, el grupo de cátering (con fuerte presencia en hospitales) Mediterránea y los hoteles Blue Sea, según señalan fuentes del mercado conocedoras del proceso.

También el fondo francés PAI Partners, peso pesado del capital riesgo en Europa, ha acudido al fondo de rescate de la Sepi. En este caso, para Áreas, empresa que controla desde 2019 cuando se la compró al grupo galo Elior por unos 1.500 millones de euros y que está especializada en ofrecer servicios de hostelería en áreas de servicio de carreteras, aeropuertos y estaciones de tren.

La agencia de viajes online eDreams, que registró unas pérdidas netas de 23,9 millones en el primer trimestre de su ejercicio fiscal (cerrado el 30 de junio) y donde son accionistas de referencia dos gigantes internacionales del private equity, Permira y Ardian, integra asimismo la lista de compañías que han llamado a la puerta de la Sepi.

A éstos cabe añadir al menos otros dos grupos controlados por fondos de capital riesgo. Se trata de Lladró y Compañía del Trópico de Café&Té. El primero, el fabricante de artículos decorativos, fue adquirido en 2017 por Phi Industrial, una gestora experta en invertir en empresas con problemas y reestructurarlas.

El segundo, dueño de las enseñas de restauración Café&Té, Panaria y Café&Tapas, pertenece hoy a Kartesia. Éste es un fondo de deuda de relevancia internacional que, en 2020, ante las dificultades de la empresa para responder a sus obligaciones financieras, optó por convertir en acciones el pasivo que se le adeudaba, desplazando de su posición mayoritaria en el capital a HIG Europe, el fondo de private equity que se hizo con la cadena hostelera en 2014.

Estas siete compañías participadas por el capital riesgo habrían solicitado recursos por un importe total próximo a los 350 millones de euros, según los cálculos de fuentes financieras. Esta cantidad representaría algo más del 8% del valor agregado de las instancias recibidas por la Sepi, que se sitúa en alrededor de 4.200 millones y donde se incluyen grandes operaciones de financiación, como las solicitadas por Air Europa, Abengoa, Ávoris, Celsa o Mediapro.

En cualquier caso, aún no es seguro que todos los grupos propiedad del private equity que han acudido al fondo de apoyo a la solvencia vayan a obtener su respaldo. Desde la industria explican que ninguno de estos procesos se ha resuelto por ahora, así que todavía no es posible saber cuál será la inyección efectiva que percibirán. El Gobierno dispone hasta el próximo 31 de diciembre para decidir sobre las peticiones, según recogen las bases que rigen esta iniciativa.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Generated by Feedzy