La presión fiscal sobre las familias españolas se ha incrementado en 3,84 puntos porcentuales

El Estado invertirá 4.300 millones de los fondos europeos para impulsar el coche eléctrico
13 julio, 2021
Jueces para la Democracia pide a Carlos Lesmes que dimita para forzar la renovación del CGPJ
15 julio, 2021
Ver todas las noticias >

Este año, los ciudadanos han dedicado, de media, un total de 193 jornadas de renta para cumplir con sus obligaciones con Hacienda. Es decir, el Día de la Liberación Fiscal, que Fundación Civismo calcula anualmente, llegó ayer 13 de julio. Este día se retrasa con respecto a la fecha de 2020, que se situó en el 26 de junio. Los analistas de Civismo subrayan que el retraso se debe a que, por un lado, en 2021 se incluyen no sólo las rentas salariales, sino también las rentas profesionales y del ahorro. Por otro lado, destacan un conjunto de impuestos que hasta ahora los modelos que se usaban no recogían correctamente, además de los nuevos tributos aprobados en 2021 y las modificaciones fiscales de los ya existentes tanto en el Estado como en las comunidades autónomas. De esta forma, se rompe la tendencia estable o a la baja de los últimos años.

En el último año, la presión fiscal sobre las familias españolas se ha incrementado en 3,84 puntos porcentuales, a pesar de que sus rentas han disminuido un 7,34% en el mismo período (primer trimestre de 2021 frente a primer trimestre de 2020) y el pago de impuestos totales brutos se ha mantenido invariante. Desde el primer trimestre de 2019 -cuando entró en vigor la subida del 22,3% del salario mínimo interprofesional-, la caída acumulada de la renta familiar es del 5,95% mientras que el pago de impuestos se ha incrementado un 5,34% en el mismo periodo.

A pesar de la reducción de la renta familiar, los impuestos, tanto en términos nominales como relativos, han continuado subiendo. Además, tal como muestra el último dato del primer trimestre de 2021, hay una alta probabilidad de que sigan subiendo en los próximos trimestres, debido a que las obligaciones fiscales están ascendiendo más rápido que la capacidad de pago de las familias. Si bien la tendencia alcista en la presión fiscal se ha acentuado en los últimos dos años, no es un fenómeno exclusivamente del presente. En las últimas dos décadas (partiendo del dato del cuarto trimestre de 1999), el pago de impuestos totales por parte de las familias se ha incrementado en términos anuales acumulativos un promedio del 3,79%, mientras que, en el mismo período, la suma de las rentas del trabajo y las rentas del capital han subido anualmente una media del 2,84%.

Los impuestos han subido en los últimos 22 años por encima de lo que han subido las rentas. Una familia española media paga hoy 10 puntos más en impuestos que a finales del siglo XX. El ciclo económico completo parte de 1999-2000. Por ello, los 10 puntos de subida de impuestos lo son de carácter estructural, es decir, con enorme dificultad de revertir esta situación. El informe de Civismo observa «una presión fiscal creciente sobre las familias». A su juicio, las rentas más bajas -como se puede ver por la crisis Covid- tendrán que asumir un nivel mayor de impuestos tal como adelanta la media móvil del primer cuatrimestre de 2021.

El efecto directo de un incremento de la deuda total en 1.000 millones genera en el período siguiente un incremento de los impuestos en 150 millones de euros, según el modelo obtenido en el informe de 2020 de «equivalencia ricardiana» al caso español, junto con la restricción presupuestaria básica del Gobierno. «Por tanto, ante un incremento de deuda esperado de 112.580 millones, el coste fiscal puede verse incrementado en 17.326 millones de euros, lo cual supone, en términos per cápita, pagar 365,52 euros más cada año o 5 días más de salario», concluye el informe. Concretamente, para el próximo año 2022, la media móvil última predice que, en 2022, serían necesarios entre 196 días -en el rango bajo- y 201 días -en el rango alto- de renta familiar para pagar impuestos.

«Es razonable pensar que se pueden producir tempranas subidas de impuestos en los próximos meses, para las cuales es necesario que los contribuyentes estén preparados», apunta el informe de Civismo. «Corremos el riesgo de que los recursos generados por las familias durante el confinamiento tengan que ser destinados a pagar más impuestos en vez de contribuir con inversión a una salida rápida de la crisis del coronavirus», añade el documento.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Generated by Feedzy