19 octubre, 2017

La presión fiscal de 2018 será la más alta desde 2007

El bloqueo político al que se enfrenta el Partido Popular en el Congreso ha paralizado la negociación de los Presupuestos Generales del Estado para 2018 y ha obligado al Gobierno a enviar a Bruselas un Plan Presupuestario sin cambios de política económica, esto es, con la prórroga presupuestaria. En este plan, el Ejecutivo detalla sus previsiones de ingresos y gastos para 2018, un ejercicio que todavía es exigente desde el punto de vista del ajuste del déficit, ya que España tiene que ajustar su desfase del 3,1% del PIB al 2,2%.

El Gobierno considera que sin cambios de política fiscal y simplemente con las bondades del ciclo económico, el déficit caerá hasta el 2,3% del PIB, un ajuste que se apoya principalmente en el aumento de los ingresos. El Ministerio de Hacienda estima que la recaudación por impuestos y cotizaciones del conjunto de las administraciones públicas aumentará en 18.600 millones de euros (respecto a su estimación para este año). Un incremento que hará que la presión fiscal alcance el próximo año el 34,9% del PIB, la más alta desde 2007 (según la metodología de cálculo de Eurostat).

El desplome de la recaudación durante la crisis hundió la presión fiscal hasta el 30,3% en 2009, pero las subidas de impuestos del Gobierno, unidas a la recuperación de la economía, han permitido elevar este indicador hasta el 34,7% en 2017, y subirá otras dos décimas más en 2018.

Hacienda estima que los "cambios normativos", unidos a la recuperación de la actividad económica y la inflación, permitirán que la recaudación crezca más rápido que el PIB. Como consecuencia, la presión fiscal seguirá subiendo y ayudará a cerrar el déficit. Eso sí, si finalmente el Gobierno consigue sacar adelante los Presupuestos para 2018, la recaudación total podría ser mayor, o menor, en función de las medidas impositivas que adopte. La lógica invita a pensar que, si quiere aumentar el gasto público para elevar el sueldo de los funcionarios, tendrá que apretar más por la vía de los ingresos para cuadrar el déficit.

El Ejecutivo considera que la recaudación por impuestos y cotizaciones crecerá en 2018 un 4,6%, por encima del ritmo del PIB nominal (PIB real + inflación), que será del 4% según su propio cuadro macroeconómico. El principal motor de la recaudación serán los impuestos directos, en especial IRPF y sociedades, que crecerán un 6%, unos 7.200 millones más que en el ejercicio precedente. La recuperación de los beneficios empresariales y las rentas salariales permitirán tal incremento de la recaudación sin elevar los tipos nominales. Por ejemplo, en el caso del IRPF la recaudación es progresiva, por lo que cuando un trabajador pasa de un tramo a otro más alto, la presión tributaria que soporta sobre su renta es mayor.

El Gobierno también maneja unas estimaciones ambiciosas para los ingresos por cotizaciones a la Seguridad Social. Según sus estimaciones, crecerán en torno a un 4%, esto es, al mismo ritmo que el PIB nominal, un nivel difícil de alcanzar si se compara con las cifras de este año. Según las propias cifras del Plan Presupuestario, los ingresos por cotizaciones crecerán en 6.000 millones en 2017 y en 5.700 millones en 2018, una cifra muy similar pese a que la creación de empleo se va a ralentizar. Sin embargo, si la recuperación económica se asienta en un empleo de más calidad o en una subida de los salarios, las cifras pueden cuadrar.

El objetivo de ingresos totales que se marca el Gobierno para el próximo año asciende al 38,3% del PIB. Esto es, sumando a la recaudación el resto de recursos procedentes de empresas públicas, precios, tasas, etc., que alcanzarán el dato más alto desde 2014.

19 octubre, 2017

La AIReF estima que el crecimiento del PIB se rebajaría unos 12.000 millones de euros por Cataluña

La Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef) advierte de la amenaza que puede suponer para la economía la prolongación de las tensiones políticas en Cataluña. Y estima que el año que viene el Producto Interior Bruto de España podría recortarse entre 4 décimas y 1,2 puntos. Esto es: se podrían perder entre 4.000 y más de 12.000 millones de euros, dependiendo de en qué medida persiste el conflicto catalán durante 2018.

El Gobierno ha rebajado en tres décimas la previsión de crecimiento del PIB para 2018 por la situación en Cataluña. Sin embargo, la Autoridad Fiscal alerta de que esa estimación no considera la probabilidad de que el problema se enquiste. "El impacto de la incertidumbre asociada a la situación en Cataluña incorporado a las previsiones oficiales es prudente y parece contemplar un escenario en el que la crisis institucional sea de relativa corta duración", afirma el informe que elabora la Airef sobre el plan presupuestario que el Gobierno ha enviado a la Comisión Europea.

En el supuesto de que el conflicto se convirtiese en algo permanente durante 2018, el impacto podría ser mucho mayor y superaría los 12.000 millones de euros en el peor de los escenarios que maneja el organismo que preside José Luis Escrivá. El informe recuerda que Cataluña representa alrededor de un 20% del PIB español y que, por tanto, cualquier cosa que le afecte tendría un impacto muy significativo en el conjunto de la economía española. De ahí que, si el empleo cayese un 1% en Cataluña, en el resto de España se reduciría un 0,17% y en el conjunto retrocedería un 0,21%, indica la Airef.

La institución encargada de velar por las cuentas públicas sostiene que estos efectos podrían traducirse en un deterioro del déficit público entre 2 y 5 décimas al perderse PIB e ingresos. Y eso hace que la meta de un déficit del 2,2% exigida por Bruselas sea más difícil de cumplir. De hecho, el Ejecutivo ya ha empeorado su previsión de déficit en una décima, hasta el 2,3%. En todo caso, parece que aun así quedaría por debajo del 3%, lo que permitiría a España salir del procedimiento de tutela europeo que se impone a los países con las cuentas públicas descontroladas.

La Autoridad Fiscal subraya que ahora mismo resulta muy difícil predecir cuál será el comportamiento de la actividad en los próximos trimestres. En este contexto de inestabilidad política, las métricas estándar sirven de poco. Hasta el momento, los datos que iban llegando sobre la economía eran buenos. Y el entorno exterior se presentaba favorable, tanto por las condiciones financieras como por la mejora de perspectivas en la zona euro. Hasta el punto de que la previsión original de la Airef para 2018 era un crecimiento del PIB del 2,7%. Solo que esa cifra se perfilaba antes de que ocurriesen las tensiones políticas en Cataluña. A partir de ahora se abre un periodo de incertidumbre en el que será muy difícil dibujar proyecciones macroeconómicas, según señalan fuentes de la Autoridad Fiscal. El organismo apunta que en cualquier caso estas dinámicas podrían notarse por cuatro canales: un menor consumo, una menor inversión, unos mayores costes de la deuda y un racionamiento del crédito.

Bajo el peor de los supuestos que maneja la Airef, el crecimiento de la economía rondaría el 1,5%. Dado que la creación de puestos de trabajo ha crecido al mismo ritmo que el PIB, eso significaría que de continuar la tendencia el año que viene se generarían unos 250.000 empleos menos que los 500.000 creados en 2017, siempre en el peor de los supuestos. En sus previsiones remitidas este lunes a Bruselas, el Gobierno baraja que en 2018 se creen 425.000 nuevos empleos.

Respecto a las repercusiones inmediatas que pueda tener sobre la economía, fuentes de la Airef recalcan que la inercia hará que este año todavía sea bueno. Para que en 2017 el crecimiento del PIB cayese por debajo del 3%, este tendría que bajar en el cuarto trimestre del 0,4%, algo que por el momento no se observa, explican.

18 octubre, 2017

El Gobierno ya ha comunicado a Bruselas que rebaja la previsión de crecimiento para 2018

El Gobierno ha rebajado en tres décimas, del 2,6% al 2,3%, su previsión de crecimiento para la economía española para el año 2018 como consecuencia del impacto de la situación política en Cataluña por el desafío independentista y por la ausencia de los Presupuestos de 2018. Al mismo tiempo, el Ejecutivo estima que el déficit del conjunto de las administraciones públicas españolas se situará en el 2,3% del PIB a finales de 2018, lo que supone una décima más de lo acordado con la Comisión Europea (2,2%).

Así lo recoge el Plan Presupuestario 2018, remitido este lunes por el Gobierno a Bruselas ante la imposibilidad de presentar un proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) por la inestabilidad política generada por la deriva independentista en Cataluña.

Las nuevas previsiones incorporan una "ligera desaceleración económica, en línea con lo que anticipan los principales organismos nacionales e internacionales, pero que también tienen en cuenta una ligera contención de la demanda interna, resultado del impacto negativo sobre asociada a la actual situación política en Cataluña".

En cuanto al año en curso, el Gobierno ha elevado en una décima su previsión de crecimiento del PIB para este año, del 3% al 3,1%.

Según el Ejecutivo, la desaceleración refleja la "moderación" del ciclo económico, que recogen las previsiones de los principales organismos nacionales e internacionales, pero también "una ligera contención de la demanda interna, resultado del impacto negativo derivado de la incertidumbre asociada a la actual situación política en Cataluña y de la ausencia de un instrumento básico de política económica como son los Presupuestos Generales del Estado".

En cuanto al déficit, el Ejecutivo había pactado con Bruselas una tasa del 3,1% del PIB este año, objetivo que asegura se va a cumplir; y del 2,2% en 2018. La previsión que tiene ahora el Gobierno es que será una décima superior y se situará en el 2,3%.

La décima de desviación se adjudica a la administración central, que tendrá un déficit del 0,8% frente al 0,7% estimado. Mientras, se mantiene el déficit del 0,4% en las comunidades autónomas y del 1,1% en la Seguridad Social. El Gobierno indica que "de acuerdo con los últimos datos de recaudación y de ejecución presupuestaria disponibles, España tiene garantizado el cumplimiento, si cabe con menor riesgo, del objetivo de déficit público de 2017, fijado en el 3,1% del PIB". "Esto nos sitúa en una buena posición de partida", explica el Ejecutivo, aunque agrega que "la proyección bajo la hipótesis de política constante, junto con la ralentización del crecimiento económico real previsto para 2018, sitúa la estimación del déficit para 2018 en el 2,3%".

"Es el resultado automático de proyectar el déficit de las administraciones públicas de 2017, una vez se descuenta la mejora cíclica estimada para 2018", se expone en el documento enviado a la Comisión. Según el texto, la previsión de déficit para 2018 es del 2,3% del PIB "en un escenario sin cambio de políticas públicas", año en el que, en todo caso, España saldrá del Procedimiento por Déficit Excesivo (PDE).

"Esta previsión se ha efectuado descontando el impacto del ciclo estimado para 2018 al déficit de las administraciones públicas previsto para 2017. Una vez se presente el Presupuesto del próximo año, se darán a conocer las medidas necesarias para garantizar el cumplimiento de los objetivos de estabilidad en 2018", se añade.

18 octubre, 2017

Qué pasará ahora con la rebaja del IRPF y el IVA del cine con la prórroga de los Presupuestos

Otras medidas que estaba previsto que se incluyeran en el Presupuesto Generales de 2018 también han quedado en el aire como la rebaja del IRPF que el Ejecutivo pactó con Ciudadanos. El acuerdo contemplaba exonerar del impuesto a las rentas inferiores a 14.000 euros y establecer una reducción fiscal para las que no superasen los 17.000 euros.

La rebaja del IVA a las entradas de cine del 21% al 10% también ha quedado en el aire. En cualquier caso, el Gobierno podría aprobar estas medidas fuera del marco presupuestario, sin embargo, vincular la rebaja fiscal a las cuentas de 2018 es una forma de señalar y culpabilizar a los partidos de la oposición.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR