15 octubre, 2017

Expediente a la CNMC por no analizar el mercado de telecomunicaciones

Bruselas abre un nuevo expediente a España: denuncia que la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no ha analizado el mercado de telecomunicaciones en los últimos cinco años, a pesar de que la factura telefónica sube por el aumento del precio de los paquetes a cambio de más servicios. La CNMC —inmersa en una batalla con el Gobierno por sus competencias— lleva más de un lustro sin elaborar el informe, relevante para detectar fallos de competencia que redundan en perjuicio de los consumidores. Se trata del primer paso para abrir un procedimiento de infracción por ese asunto.

“El análisis de los mercados de telecomunicaciones es fundamental porque el sector evoluciona con rapidez y las reglas que existían hace cinco años pueden estar obsoletas ahora”, asegura el vicepresidente de la Comisión Europea, Andrus Ansip. Bruselas ha dado a la CNMC un plazo de dos meses para presentar el informe tras “incumplir sus obligaciones”, según una carta de emplazamiento fechada el pasado 4 de octubre que supone el primer paso para abrir un procedimiento de infracción.

La CNMC alega que en los últimos tiempos se ha centrado en analizar la neutralidad de las redes —el principal caballo de batalla en el sector, para evitar que los proveedores de servicios de internet y los Gobiernos traten de forma distinta el tráfico en la web—, y en garantizar la apertura a la fibra de Telefónica a otras empresas. “Ese análisis es preceptivo y estará en Bruselas en menos de dos meses”, aseguran las fuentes consultadas en Competencia.

El informe debía enviarse cada tres años a la Comisión, pero la nueva normativa —el Código de Comunicaciones Electrónicas Europeas, aprobado por el brazo Ejecutivo de la UE en 2016— permite hacerlo cada cinco. La CNMC envió su último análisis allá por marzo de 2012. Pero España no es el único país moroso: Bruselas también amenaza con la apertura del procedimiento de infracción a Bélgica, Hungría, Irlanda, Polonia, Rumania y Eslovenia.

El revés de Bruselas llega en medio de una batalla entre el Ministerio de Energía y la CNMC por las competencias del regulador. La CNMC lleva meses denunciando que el Gobierno quiere vaciar de contenido el organismo; el Ejecutivo alega que, como demuestra el expediente de la Comisión, la CNMC no hace un uso adecuado de sus competencias. El trasfondo de ese conflicto es otro expediente de Bruselas: la Comisión Europea abrió hace meses un procedimiento de infracción a España por impedir a la CNMC que fije las tarifas de la energía, como sucede en toda Europa y obliga la normativa europea.

El ministro Álvaro Nadal se niega en redondo a ceder esa prerrogativa, pese a las presiones de la UE. Incluso ha llegado a sugerir, en un documento oficial, que España “está preocupada por la progresiva transferencia de competencias a instituciones no democráticas” —las agencias que velan por la competencia, pero también el BCE entran dentro de esa categoría—, en línea con lo que defienden partidos como Podemos.

15 octubre, 2017

El FMI constata un “notable repunte” de la inversión y de la confianza global

La economía global se está "fortaleciendo" aupada por "un notable repunte en el comercio, la inversión y la confianza", aunque persiste la preocupación por la baja inflación, afirmó el Fondo Monetario Internacional (FMI) al cierre de su asamblea anual.

"Las perspectivas están fortaleciéndose, con un notable repunte en la inversión, comercio y producción industrial, junto con una confianza al alza", remarcó el comunicado final del Comité Financiero y Monetario del FMI.

En un tradicional gesto de cauteloso optimismo, el documento advierte de que "la recuperación todavía no es completa, con la inflación por debajo del objetivo en la mayoría de las economías avanzadas, y el crecimiento potencial sigue siendo débil en muchos países".

Sin embargo, lo cierto es que el ambiente en las innumerables reuniones y conferencias que congregan esta semana a los principales líderes económicos mundiales era casi radiante, especialmente en comparación con los años precedentes en los que se encadenaron varias crisis que situaron a la economía global al borde del colapso.

La directora gerente del Fondo, Christine Lagarde, trató de rebajar la excitación de unas previsiones de crecimiento global del 3,6% para este año y 3,7%, las mayores desde 2010, al advertir que el principal riesgo es "la complacencia".

Incluso el tradicionalmente austero y poco llamado a la exaltación ministro de Finanzas de Alemania, Wolfgang Schäuble, reconoció al término de la reunión del G20 que el ambiente era más "relajado y optimista". "Las cosas no han salido tan mal como se preveían", dijo Schäuble.

15 octubre, 2017

La nueva circular contable obligará a la banca española al mayor esfuerzo en dotaciones de Europa

Los bancos españoles serán los que tendrán que llevar a cabo un mayor esfuerzo adicional de provisiones de entre todas las entidades financieras europeas por la transición hacia la nueva normativa contable IFRS9, que pasa de un modelo de dotaciones calculado en función de las pérdidas incurridas a uno basado en pérdidas esperadas. Así lo descuentan al menos desde la firma de consultoría bancaria Alvarez & Marsal.

En un informe al que ha tenido acceso Expansión Directo Banca, los analistas de Alvarez & Marsal estiman que el incremento previsto en las provisiones de los bancos españoles para adaptarse a la IFRS9 (que en España se trasponen a través de una circular del Banco de España) se situará en el 16,5%, el mayor de todos los países europeos analizados y más del doble del incremento en dotaciones previsto para el conjunto del sector bancario de la UE.

Estas mayores provisiones tendrán a su vez un impacto en las ratios de capital de las entidades. Y en esta ocasión, tampoco la banca española saldrá bien parada en la comparación internacional: el sector perderá, de media, unos 100 puntos básicos de capital de máxima calidad (core equity tier 1), según las estimaciones de Alvarez & Marsal. En contraste, los bancos europeos sufrirán un impacto negativo de unos 39 puntos básicos.

Pese a que España sale como una de los países menos favorecidos por la llegada de las provisiones por pérdida esperada, desde la consultora estadounidense señalan que en general «los impactos de la IFRS9 son un tanto modestos debido a las condiciones favorables del crédito, las proyecciones económicas estables y los impagos históricamente bajos de la mayoría de países».

El peligro: los activos en el escenario 2. ¿Por qué precisamente los bancos españoles se verán más afectados que el conjunto del sector bancario europeo? Fuentes financieras apuntan a la nueva clasificación de los activos crediticios. La nueva normativa contempla tres escenarios, frente a los dos actuales: en el primero, el riesgo de crédito no se ve incrementado; en el segundo, se incrementa significativamente el riesgo de deterioro, y en el tercero, el deterioro ya se ha materializado.

«Los préstamos que con la nueva normativa pasen al escenario 2 tendrán que pasar de una provisión que tendría en cuenta la pérdida esperada para un año, a una pérdida esperada para toda la vida del crédito. Es un cambio sustancial. Y la naturaleza de los bancos españoles es más proclive a tener un porcentaje relativamente superior de activos en el Escenario 2. Somos de los países en los que su banca tiene un mayor riesgo susceptible de deterioro», explican fuentes financieras, que apuntan a que esos mayores riesgos conllevarán seguramente mayores dotaciones.

14 octubre, 2017

El BCE estudia una rebaja de las compras de deuda a la mitad

El BCE anunciará en su próxima reunión del 26 de octubre los términos en que reducirá a partir de 2018 su programa de compras de deuda, ahora en los 60.000 millones de euros al mes. Y fuentes próximas a la institución que hoy citan las agencias Reuters y Bloomberg señalan que prolongará las adquisiciones durante nueve meses más, reduciendo su cuantía en al menos la mitad.

El BCE ya había insistido en que el ritmo actual de compras de deuda por 60.000 millones de euros se extenderá hasta finales de este año, a pesar de la presión de Alemania en favor de una retirada más acelerada de los estímulos. Las actas de la última reunión celebrada en septiembre revelan que el debate sobre cómo recortar la cuantía de las compras estaba ese mes sobre la mesa con dos opciones. O bien extenderlas en el tiempo en una cuantía reducida o mantener los volúmenes de compras en un nivel más elevado, pero durante menos tiempo.

Según fuentes próximas a la institución que cita Bloomberg, el BCE está estudiando un recorte en la cuantía mensual a 30.000 millones de euros. Reuters apunta a un rango de compras mensuales de entre 25.000 y 40.000 millones de euros y añade que la opinión mayoritaria en el seno del BCE es aplicar un recorte importante.

En cuanto a la duración, el gran debate está en si mandar el mensaje de que el programa seguirá abierto mientras sea necesario, sin dar una señal concreta sobre su finalización efectiva para tener margen para una aplicación más prolongada en caso de que la economía empeorase, o dar en cambio una fecha de término. Así, la idea sería extenderlo hasta septiembre de 2018, con lo que se enviaría un mensaje más comprometido con la retirada de estímulos y una fecha a partir de la que ir pensando en un alza de tipos de interés.

El BCE de hecho no tiene intención de subir los tipos de interés de la zona euro, ahora en el cero, mientras esté vigente el plan de compras de deuda. Otro de los estímulos que deberá ir retirando es el tipo negativo de la facilidad de depósito, ahora en el -0,4% y que deberá volver a terreno positivo dentro del proceso de normalización de la política monetaria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR