21 abril, 2018

España debería extender la vida laboral más allá de los 67 años

El economista jefe de la institución, Maurice Obstfeld, cree que, para hacer frente al descenso de la población activa, nuestro país debe incentivar la participación de la mujer en el mercado laboral y extender la vida laboral. En una entrevista concedida, Obstfeld cree que para hacer frente al descenso de la población activa (el FMI prevé que caiga por debajo del 50% en 2050), España debe incentivar la participación de la mujer en el mercado laboral y extender la vida laboral.

"Las expectativas acerca de la edad de jubilación tienen que cambiar, porque, desde el punto de vista colectivo, no es posible de otra manera. Todos dependemos fundamentalmente de sistemas que no tienen la suficiente financiación, todos dependemos de los jóvenes, y si no hay jóvenes, esto no funciona", dice. "Tenemos que hacer una transición intelectual para comprender cómo funcionan estas cosas, y tal vez eso conlleve ahorrar más cuando seamos jóvenes, o jubilarnos más tarde", añade Obstfeld, que preguntado por España destaca que su situación en la Eurozona "es estelar".

Aunque el FMI prevé que la economía crezca un 2,8% este año, considera que España debe hacer más en varios ámbitos como en el sistema bancario (reducción de mora y activos improductivos) o en el mercado laboral, donde en su opinión, existen problemas estructurales significativos.

Por último, advierte de que la deuda pública es demasiado alta, alrededor del 100 % del PIB, y eso "deja a España en una posición precaria" porque, cuando el Banco Central Europeo (BCE) suba los tipos de interés, la combinación de restricción monetaria con el menor crecimiento que pronostica el FMI, "puede poner al país en una posición peligrosa en términos de sostenibilidad fiscal", ha concluido.

21 abril, 2018

Empleo ultima la reforma de las prestaciones

La propuesta del Gobierno contempla la unificación del actual subsidio por desempleo y los programas del plan Prepara, el Programa de Activación por el Empleo (PAE) y la Renta Activa de Inserción (RAI) en esta nueva RED que estaría dentro de la Seguridad Social. El Ministerio de Empleo está ultimando con urgencia la reordenación del sistema de protección por desempleo y la creación de una nueva Renta Complementaria de Desempleo (RED) que sustituya las prestaciones actuales, pero no tiene de momento el apoyo ni de las comunidades autónomas ni de los agentes sociales.

La propuesta del Gobierno contempla la unificación del actual subsidio por desempleo y los programas del plan Prepara, el Programa de Activación por el Empleo (PAE) y la Renta Activa de Inserción (RAI) en esta nueva RED que estaría dentro de la Seguridad Social. A esta ayuda, de 430 euros mensuales, podrán optar los desempleados que hayan agotado o no tengan derecho a la prestación contributiva y su duración oscila entre los cuatro meses y los seis años dependiendo de las circunstancias familiares y la edad.

El plazo para alcanzar un acuerdo concluye el próximo 30 de abril, cuando decae la prórroga que se dieron Gobierno y comunidades para acatar sendas sentencias del Tribunal Constitucional que señalaban que la gestión de estas ayudas eran competencia autonómica y no estatal. Según los cálculos realizados por los sindicatos, la sustitución de las actuales prestaciones asistenciales por la nueva RED implica una pérdida de la cobertura que puede alcanzar hasta los 42 meses en el peor de los casos.

La propuesta del Gobierno conlleva un descenso general de entre 1 y 3 meses para los subsidios a los que se accede tras haber agotado la prestación contributiva, siempre que se tengan responsabilidades familiares, ya que, de no ser así, la pérdida es superior (entre 9 y 28 meses menos). No obstante, la pérdida asciende hasta a 42 meses para quienes no han cotizado lo suficiente para optar a una prestación contributiva y tienen más de 45 años y responsabilidades familiares.

En estos casos, actualmente pueden percibir una ayuda durante un total de 66 meses -sumando el subsidio, el Prepara, el plan de activación por el empleo (PAE) y la renta activa de inserción (RAI)-, mientras que con la propuesta del Gobierno sólo podrán acceder a un subsidio durante 24 meses.

21 abril, 2018

La brecha salarial aumenta

El aumento de la desigualdad retributiva el pasado curso se debió a las notables diferencias en el crecimiento de los sueldos en función del rango del trabajador. En el conjunto de las sociedades cotizadas (hay datos de 107 de ellas), los miembros de los consejos de administración ganaron de media 400.621 euros, un 21,36% más que en 2016. Por su parte, los altos directivos vieron aumentar su nómina un 2,95%, hasta una media de 586.128 euros. Estas alegrías en materia de retribución, sin embargo, no acaban de llegar al resto de trabajadores. El gasto medio por empleado en los grupos cotizados —partida que incluye el sueldo, las cotizaciones sociales y la aportación a los planes de pensiones— fue de 45.272 euros en 2017, solo un 0,81% superior al de un año antes.

Las compañías españolas cotizadas tenían a 31 de diciembre de 2017,1.062 consejeros ejecutivos y miembros de la alta dirección con contratos blindados, según los Informes de Gobierno Corporativo remitidos al supervisor bursátil. El número de paracaídas dorados, como se conoce en la jerga a estas cláusulas, habían aumentado un 4,83% con respecto al cierre del ejercicio 2016. Este incremento, sin embargo, se debe fundamentalmente al efecto de la fusión entre Siemens y Gamesa, que disparan el número de blindajes en la empresa resultante. Sin contar con el grupo eólico, el número de blindajes en el mercado habría descendido un 5,95%.

Las grandes empresas, aquellas incluidas en el Ibex 35, acaparan el 76,8% de los paracaídas de la Bolsa. Las compañías con más ejecutivos con estos mecanismos indemnizatorios en sus contratos son Repsol (241), Siemens Gamesa (131), Grifols (73) y BBVA (60). La Comisión Europea y el Código de Buen Gobierno piden que se limiten las indemnizaciones por despido a un máximo de dos anualidades, pero aún hay varios directivos con blindajes más amplios, como el presidente de Iberdrola (tres anualidades).

La mejora de los ingresos en las cúpulas empresariales se debió a la actualización de la parte fija del salario y, sobre todo, al cobro de diferentes bonus y, en algunos casos, de sustanciosas indemnizaciones. La evolución retributiva, en todo caso, no fue homogénea. Los consejos de las grandes empresas vieron aumentar sus emolumentos en un 13,9%, mientras que la subida en los órganos de administración de las medianas y pequeñas sociedades cotizadas fue del 5,3%. En el caso de la alta dirección, las nóminas aumentaron un 3,7% dentro del Ibex 35, por un 5,3% en el resto de cotizadas.

Un consejero ejecutivo del índice selectivo ganó de media 3,07 millones —sin contar la aportación al plan de jubilación—, mientras que el resto de consejeros (dominicales e independientes) recibieron 167.012 euros. Fuera del Ibex, los consejeros ejecutivos ingresaron 1,13 millones de euros en promedio y el resto de categorías de administradores ganaron 81.835 euros. En el caso de la alta dirección, el sueldo medio en el Ibex ascendió a 938.026 euros por 308.418 euros entre los directivos de los grupos medianos y pequeños.

En otras latitudes, sobre todo en los países anglosajones, el pago en acciones y opciones sobre acciones está muy extendido con el fin de alinear los intereses de los ejecutivos con la evolución bursátil de la compañía en el medio plazo. En España se aprecia una leve tendencia hacia ese objetivo, pero el salario en efectivo (fijo o variable) sigue siendo el rey indiscutible de las nóminas de los directivos. En 2017 el sueldo en metálico supuso el 74,02% del total de la masa salarial de las empresas cotizadas, frente a la ponderación del 78,17% que tenía en 2016. El segundo componente con más peso en los paquetes retributivos fue el pago en acciones, con una contribución del 14,74% sobre el total (en 2016 fue del 11,05%), seguido por la aportación a los planes de pensiones que pasan a representar el 7,57% de la remuneración frente al 6,72% del año anterior. Las opciones sobre acciones en 2017 cayeron y solo supusieron el 4,05% del total.

En el olimpo salarial de la Bolsa española figuran los primeros espadas de las grandes empresas, aunque el pasado año también se colaron ejecutivos de compañías que no están en el Ibex 35. Es significativo el ascenso que protagonizaron en el escalafón salarial los directivos de diferentes grupos inmobiliarios (promotoras y Socimi), como ya ocurriese en los mejores tiempos de la anterior burbuja inmobiliaria.

21 abril, 2018

El 50% de españoles se ven capaces de emprender

El 50% de la población se ve capacitada para emprender, pero sólo un 8% considera que es buen momento para hacerlo, según el Estudio Global de Emprendimiento Amway. Según este informe el 50% de la población en nuestro país se considera capaz de desarrollar una idea de negocio. Un dato que es superior a la media europea, en donde un 47% afirma pensar de este modo.

Sin embargo, el mismo informe revela un freno a estos ímpetus emprendedores, derivado de la situación económica. Como decíamos, la mitad de la población se ve capacitada. Pero sólo un 8% cree que es buen momento para montar un negocio. El dato, contrasta con la media continental, en donde un 29% de los europeos sí considera que sea un buen momento para emprender.

El informe trata de descubrir en qué áreas consideran los españoles que es necesario recibir más apoyo, dentro de las diferentes acciones que facilitan la puesta en marcha de un nuevo negocio. El 26% de los encuestados considera que es indispensable recibir más apoyo a la hora de conseguir financiación. El 18% considera que es necesario más apoyo en la puesta en marcha de una idea de negocio, mientras que el 16% asegura que se deberían aportar más ayudas para identificar clientes y promocionar los productos y servicios.

Entre los hándicaps de los emprendedores se encuentra en primer lugar el miedo al fracaso. No obstante, un 42% de los españoles se ve dispuesto a correr el riesgo de fracasar. Este dato es similar al registrado a nivel europeo, donde un 41% de los emprendedores sí que correría ese riesgo. Por países, solo un 19% de los alemanes estarían dispuestos a ellos, frente a un 33% de ingleses y un 35% de los franceses.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR