15 octubre, 2017

Un 10% del PIB mundial se encuentra ‘oculto’ en paraísos fiscales

El escándalo de los Papeles de Panamá, 11,5 millones de documentos en los que figuraban 214.488 sociedades encubiertas en paraísos fiscales, no sólo nos puso al día de las triquiñuelas legales que muchos empleaban para no pagar impuestos, sino que nos hizo percibir con nitidez la enorme cantidad de dinero que se queda en tierra de nadie, que no tributa dentro de las fronteras del país donde radica su legítimo dueño.

Según un estudio conjunto de las universidades de Noruega, Copenhague y Berkeley (California), un 9,8% del PIB mundial se encuentra fuera del radar de las autoridades competentes en materia fiscal. Eso sí, esta media escala hasta un apabullante 60-70% en el caso de algunos países de Latinoamérica o el Golfo Pérsico, como Emiratos Árabes Unidos o Venezuela. Tampoco se quedan atrás Arabia Saudí, Rusia, Argentina o Grecia.

En el otro lado de la balanza, por debajo de esa media, se encuentran, entre otros, Corea del Sur, Polonia, China, Dinamarca, Finlandia, Japón, India, Noruega, Indonesia, Canadá, Países Bajos, Australia o Estados Unidos. España, por su parte, se sitúa ligeramente por encima de la media (11%).

El informe explica que en estos datos influyen enormemente factores clave como la inestabilidad política y económica o la proximidad a Suiza (país que, por tradición, se asocia con la evasión fiscal, aunque este año ha dicho adiós a su insigne secreto bancario) u otros paraísos, como Hong Kong, convertido en los últimos tiempos en uno de los destinos predilectos del capital extranjero.

Los investigadores aseguran que a pesar de las presiones internacionales por conseguir una mayor transparencia en este terreno se ha conseguido "más bien poco" en los últimos años, ya que, a excepción de la ya mencionada Suiza, ningún otro centro financiero ha publicado la cantidad de dinero extranjero que manejan sus bancos. Por otra parte, consideran que una de las soluciones que puede dar al traste con esta situación es la puesta en marcha de amnistías fiscales, pues según sus conclusiones, los que se ven beneficiados por este tipo de medidas no recaen.

El estudio señala, además, que en la mayoría de los países los porcentajes de evasión aumentan cuando únicamente se tiene en cuenta el comportamiento de las grandes fortunas, el 0,01% más rico.

Por ejemplo, entre las personas con las cuentas corrientes más abultadas de España, Reino Unido y Francia la cuota de los que tienen su dinero en paraísos fiscales se incrementa hasta el 30 - 40%, frente a las medias nacionales que oscilan entre el 10 y el 20%. En Rusia la situación es aún más desigual, ya que, aunque en el conjunto del país este dato apenas supera el 12%, se estima que un 60% de los millonarios rusos han sacado su capital del país.

11 octubre, 2017

Las empresas catalanas también cambian su sede fiscal

La fuga de empresas que trasladan su sede social fuera de Cataluña sigue ante el desafío independentista. Sin embargo, muchas compañías han decidido dar un paso más y blindarse de todas las incertidumbres, entre ellas, la posibilidad de que la Agencia Tributaria de Cataluña (ATC) pueda reclamarles impuestos que abonan a la Hacienda estatal. Para hacer frente a esa posibilidad, han decidido cambiar su domicilio fiscal. CaixaBank y Banco Sabadell ya lo han hecho.

Decenas de compañías catalanas han aprobado ya en sus consejos el traslado de la sede social a otra comunidad autónoma ante el contexto de inestabilidad política que atraviesa Cataluña. Sin embargo, algunas han decidido llevarse también el domicilio fiscal ante la posibilidad de que, si finalmente se producía una declaración de independencia —que finalmente quedó en suspenso—, la Hacienda catalana les pudiera reclamar tributos estatales como el de Sociedades. Eso les dejaría en una delicada situación: tendrían que abonarlo dos veces o elegir entre una Administración u otra.

Ese cambio de domicilio, no obstante, no es tan sencillo como el del traslado de sede social. Fuentes consultadas explican que requiere que en ese domicilio haya al menos “una dirección efectiva del negocio”. De momento, tanto CaixaBank como Banco Sabadell ya han trasladado tanto su domicilio social como el fiscal, según confirmaron ayer ambas entidades. En el caso de CaixaBank, fuentes del banco que ahora tiene sede en Valencia explicaron que se optó por ese doble cambio para buscar una “protección global” de los clientes, depositantes y accionistas.

Ese mismo argumento expuso Banco Sabadell. Fuentes de la entidad añadieron que la decisión también obedeció a evitar una eventual doble imposición en caso de que se aplicara la ley de ruptura aprobada por el Parlament y la Generalitat exigiera a las empresas que abonaran impuestos estatales como el de Sociedades a la Hacienda catalana. Gas Natural Fenosa, otra de las primeras empresas en aprobar su traslado, todavía no ha movido su domicilio fiscal.

Varios despachos de abogados explicaron que otras empresas están siguiendo el camino de los dos grandes bancos. Sin embargo, ese paso no se reflejará en el Registro Mercantil, puesto que debe comunicarse a la autoridad fiscal autonómica. Ahora, explican estas fuentes, están tratando de ver qué departamentos o directivos desplazan a esas sedes para que el cambio de domicilio fiscal pueda ser efectivo. De entrada, es probable que los consejos de administración y las juntas de accionistas se realicen en las nuevas ubicaciones.

Con las reglas de juego actuales, el impacto para las arcas autonómicas es mínimo (siempre que no haya traslado de empleados), puesto que el cambio solo afecta a algunos impuestos autonómicos como el de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados. Otra cosa es que el Gobierno de la Generalitat declarara la independencia efectiva y reclamara impuestos estatales como el de Sociedades a empresas con sede en Barcelona. Según las últimas balanzas fiscales de la Generalitat, de Cataluña procede el 19,1% de la recaudación de Sociedades del conjunto de España. En total, 4.547 millones de euros. El traslado del domicilio fiscal busca, precisamente, blindarse ante este escenario hipotético.

11 octubre, 2017

La Agencia Tributaria será más exigente con los asesores fiscales

Los servicios de Inspección de la Agencia Tributaria serán más exigentes con los asesores fiscales. En este sentido, si tropiezan con un asunto en el que advierten malas prácticas por parte de estos especialistas, lo denunciarán. Es la nueva línea que está siguiendo la Inspección en los procedimientos sancionadores cuando existen delitos, aunque no lo harán por sistema y lo estudiarán caso a caso.

Caridad Gómez Mourelo, jefa de la Unidad Central de coordinación en materia de delitos contra la Hacienda Pública, ha destacado en el coloquio sobre fiscalidad del 25 aniversario de Garrido Abogados que "si somos más exigentes con los asesores, tendrán más prudencia con sus actuaciones de venta de esquemas".

Sin embargo, ha precisado que "para nada estoy queriendo decir que vayamos a denunciar a cada asesor fiscal". De este modo, Caridad Gómez Mourelo ha subrayado que "detrás de cada denunciado, no irá el asesor fiscal". No obstante, la inspectora recuerda que ya ha habido casos en los que los asesores han sido condenados. "Es algo que el propio Tribunal Supremo ya está avisando", ha añadido.

En todo caso, Gómez Mourelo ha explicado que, en materia de regularizaciones, la Inspección siempre es más exigente cuando se está ante un escenario de delito fiscal. "Es muy distinto regularizar cuando has cometido un delito que, si no lo has hecho", ha manifestado. "Si hay delito vamos a ser muy exigentes, mucho más que si se cometió una infracción tributaria", ha apuntado también.

Además, la especialista ha insistido en que, en cada regularización, el contribuyente tiene que ser "honesto". Cuando se produce una Declaración Tributaria Especial, como es el caso de la llamada amnistía fiscal, la inspectora asegura que el primer requisito es que la declaración sea "espontánea" por parte del obligado tributario. "Para poder aplicar un recargo, en lugar de una sanción, el contribuyente tiene que ser honesto y se exige una declaración expresa en la que se diga que se está declarando tarde", ha añadido.

En todo caso, recuerda las rentas regularizadas por estos sistemas se entiende que están normalizadas en plazo. "Existe una ficción en la que se concede un tratamiento como si lo hubieras hecho dentro del plazo", ha apuntado Gómez Mourelo. La normativa establece que quienes acudan a una Declaración Tributaria Especial tendrá que ingresar el 10 por ciento del importe o valor de los bienes o derechos que no se consideraran rentas declaradas. "A esto hay que excluir los posibles recargos, intereses o sanciones", ha precisado.

Gómez Mourelo ha aclarado que, en materia de delitos o infracciones fiscales, existen estas medidas porque son situaciones en las que el daño se puede reparar de una manera más sencilla que en otros casos. "Hablamos de dinero, por lo que, en la mayoría de situaciones, si se paga se puede solucionar el problema", ha dicho.

Aunque en la mayoría de procedimientos es la Administración Tributaria la que corrige situaciones, estos procedimientos de regularización permiten que también el contribuyente pueda rectificar su situación. "En casos de Declaraciones Tributarias especiales se pueden regularizar periodos por otros impuestos o años", ha indicado la inspectora. "Nosotros siempre hacemos el análisis a fecha de consumación", ha concluido.

11 octubre, 2017

Los trabajadores no conocen la política de gastos de su empresa

La compañía Sodexo Beneficios e Incentivos (BI) ha identificado las dos grandes áreas en las que se producen las principales ineficiencias en la gestión de los gastos de empresa, lo que causa importantes pérdidas a las entidades. "Se trata de la ausencia de políticas de gastos estructuradas y la no recuperación del IVA de la mayoría de pequeños gastos, dos aspectos que las empresas podrían solventar mediante una gestión más eficiente", explica Miriam Martín, directora de Marketing y Comunicación de Sodexo BI.

Así, según un estudio elaborado entre 2.000 empleados de empresas españolas, el 14% de los trabajadores no conoce la política de gastos de su empresa y uno de cada cinco menciona que sus gastos han sido cuestionados por un superior e incluso no se los han validado, cifras que demuestran que el 20% de los gastos no respeta las políticas internas de las compañías.

El informe elaborado a partir de esta encuesta concluye que seis son los problemas más corrientes a los que se deben enfrentar las empresas. El primero sería la falta de justificantes de los datos concretos de gastos, el segundo es qué hacer para evitar que se superen los importes de gastos autorizados, el tercero realizar comidas desproporcionadas y el cuarto el uso que hacen algunos empleados del móvil de empresa. Otros dos capítulos delicados son los que hacen referencia a la utilización de gasolina fuera del ámbito profesional y tener un kilometraje que no se corresponde con el real. Estos desvíos de gasto, aunque difíciles de cuantificar, suponen, en opinión de Sodexo, un volumen a tener muy en cuenta, sobre todo considerando que el 39% de los trabajadores incurre mensualmente en gastos profesionales, siendo el promedio de 4.000 euros anuales por empleado.

Las empresas que han participado en el estudio reconocen que parte de las ineficiencias y desvíos del gasto son fruto del desconocimiento y del relajamiento de las normas, ya que su control se ve muchas veces como algo tedioso. Hasta tal punto es así que el 76% del control de este tipo de gastos se realiza a posteriori y manualmente.

A las pérdidas de dinero que se producen por la ineficiente gestión hay que sumar otro dato preocupante: las empresas pierden cada año hasta 1.000 millones de euros de IVA deducible por no recuperar facturas de los tiques de uso común en restaurantes, taxis y aparcamientos, entre otros. De hecho, Sodexo recuerda que el gasto medio anual de un empleado genera un IVA en torno a 200 euros entre restaurantes, aparcamientos y taxis, que mínimamente se recupera ante la dificultad para obtener dichas facturas.

Esto es lo que provoca que la insatisfacción de los directivos financieros españoles con la gestión de gastos se eleve al 65,4% frente al 57% de los europeos, según la investigación realizada por Numsight para Sodexo entre altos directivos con responsabilidad en Finanzas de 522 grandes empresas de más de 500 empleados. La insatisfacción de las pymes, también analizada, apenas es un punto inferior, del 64%, frente a la de las grandes compañías.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR