La subida de los carburantes acelera el IPC en agosto al 1,6%
14 septiembre, 2017
Los empresarios apoyarán “todas las acciones necesarias” para frenar el referéndum
14 septiembre, 2017
Ver todas las noticias >

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha aprovechado hoy su intervención en el Debate sobre el Estado de la Unión Europea para esbozar su visión de cómo debe ser la UE en 2025. Además de subrayar la necesidad de completar la unión bancaria, la energética, la de mercados de capitales y la del mercado digital, en el ámbito económico, el jefe del Ejecutivo comunitario ha lanzado varias ideas. No obstante, la ambición y el calado de estas medidas no se podrá saber hasta que se conozcan los detalles concretos. Son estas:

Ha diluido la idea de crear un presupuesto para la zona euro. Juncker cree que sería una "estructura paralela" innecesaria. En su lugar, sugiere que los Estados de la moneda única dispongan de una "línea presupuestaria" específica dentro del presupuesto comunitario actual. Sin embargo, no ha hablado ni de cantidades ni de objetivos que asumiría esta línea.

Creación de un Fondo Monetario Europeo. Juncker aboga por transformar gradualmente el fondo de rescate permanente (el Mecanismo Europeo de Estabilidad) en un Fondo Monetario Europeo. Ha anunciado una propuesta en este sentido en diciembre. De nuevo, no hay detalles sobre munición financiera ni funciones. Eso sí, al asegurar que debería estar "firmemente anclado en la Unión", el luxemburgués ha dejado entrever que debería ser una institución europea más y no un ente intergubernamental como ahora.

Un instrumento para facilitar la adhesión al euro. Juncker quiere ampliar la zona euro. El luxemburgués ha recordado que todos los países de la UE menos dos (Dinamarca y Reino Unido) tienen el derecho y la obligación de incorporarse a la moneda única. Por eso propone crear un "instrumento" que ofrezca asistencia técnica y "en ocasiones financiera" a los países candidatos.

Un vicepresidente de la Comisión como superministro económico. Juncker ha apoyado la creación de un ministro de Economía y Finanzas, pero intenta que la institución que preside mantenga el control del cargo. En esta línea, el presidente del Ejecutivo europeo insta a que el comisario de Economía y Finanzas sea elevado a categoría de vicepresidente y asuma también la presidencia del Eurogrupo. Entre sus funciones, coordinar los instrumentos de los que dispone la UE para apoyar financieramente a un Estado Miembro que caiga en una crisis y "alentar y acompañar" las reformas estructurales.

Acabar con el requisito de unanimidad para aprobar leyes europeas de fiscalidad. El presidente de la Comisión Europea ha pedido agilizar el método de toma de decisiones en asuntos fiscales, que hasta ahora requiere de la unanimidad de todos los Estados Miembros y, en consecuencia, da un poder de veto de facto a cada gobierno. "Creo que deberíamos introducir el voto de mayoría cualificada en las decisiones sobre la base común consolidada del impuesto de sociedades, el IVA, la fiscalidad justa para la economía digital y el Impuesto sobre las Transacciones Financieras", ha dicho el luxemburgués.

Más acuerdos comerciales, pero más transparentes Juncker ha asegurado que la UE cree firmemente en el comercio como herramienta para crear crecimiento económico y empleos, por lo que ha anunciado un nuevo empujón a los acuerdos comerciales del club. Tras cerrar Canadá y llegar a un principio de acuerdo con Japón, ha anunciado su intención de concluir las negociaciones con México y los países del Mercosur antes de que acabe el año y de iniciar los contactos con Australia y Nueva Zelanda. No obstante, también ha dicho que los procesos serán transparentes y que la Comisión publicará todos los borradores de mandato de negociación que envíe al Consejo.

Más control sobre inversiones extranjeras en sectores estratégicos. El jefe del Ejecutivo europeo ha propuesto crear un sistema de evaluación de inversiones para cuando una empresa foránea pretenda tomar el control de una compañía europea que represente un interés estratégico de la UE. No ha entrado en detalles, pero según publicaba ayer el diario Financial Times, se trataría de un ente europeo al que los Estados Miembros podrían pedir dictámenes no vinculantes.

Una autoridad para supervisar las condiciones laborales de los trabajadores desplazados. Juncker ha asegurado que va a lanzar una propuesta legislativa para que, al igual que ocurre con la Unión Bancaria y la supervisión financiera, una autoridad europea supervise que se cumplan las normas sobre igualdad de los trabajadores.

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, ha aprovechado hoy su intervención en el Debate sobre el Estado de la Unión Europea para esbozar su visión de cómo debe ser la UE en 2025. Además de subrayar la necesidad de completar la unión bancaria, la energética, la de mercados de capitales y la del mercado digital, en el ámbito económico, el jefe del Ejecutivo comunitario ha lanzado varias ideas. No obstante, la ambición y el calado de estas medidas no se podrá saber hasta que se conozcan los detalles concretos. Son estas:

Ha diluido la idea de crear un presupuesto para la zona euro. Juncker cree que sería una "estructura paralela" innecesaria. En su lugar, sugiere que los Estados de la moneda única dispongan de una "línea presupuestaria" específica dentro del presupuesto comunitario actual. Sin embargo, no ha hablado ni de cantidades ni de objetivos que asumiría esta línea.

Creación de un Fondo Monetario Europeo. Juncker aboga por transformar gradualmente el fondo de rescate permanente (el Mecanismo Europeo de Estabilidad) en un Fondo Monetario Europeo. Ha anunciado una propuesta en este sentido en diciembre. De nuevo, no hay detalles sobre munición financiera ni funciones. Eso sí, al asegurar que debería estar "firmemente anclado en la Unión", el luxemburgués ha dejado entrever que debería ser una institución europea más y no un ente intergubernamental como ahora.

Un instrumento para facilitar la adhesión al euro. Juncker quiere ampliar la zona euro. El luxemburgués ha recordado que todos los países de la UE menos dos (Dinamarca y Reino Unido) tienen el derecho y la obligación de incorporarse a la moneda única. Por eso propone crear un "instrumento" que ofrezca asistencia técnica y "en ocasiones financiera" a los países candidatos.

Un vicepresidente de la Comisión como superministro económico. Juncker ha apoyado la creación de un ministro de Economía y Finanzas, pero intenta que la institución que preside mantenga el control del cargo. En esta línea, el presidente del Ejecutivo europeo insta a que el comisario de Economía y Finanzas sea elevado a categoría de vicepresidente y asuma también la presidencia del Eurogrupo. Entre sus funciones, coordinar los instrumentos de los que dispone la UE para apoyar financieramente a un Estado Miembro que caiga en una crisis y "alentar y acompañar" las reformas estructurales.

Acabar con el requisito de unanimidad para aprobar leyes europeas de fiscalidad. El presidente de la Comisión Europea ha pedido agilizar el método de toma de decisiones en asuntos fiscales, que hasta ahora requiere de la unanimidad de todos los Estados Miembros y, en consecuencia, da un poder de veto de facto a cada gobierno. "Creo que deberíamos introducir el voto de mayoría cualificada en las decisiones sobre la base común consolidada del impuesto de sociedades, el IVA, la fiscalidad justa para la economía digital y el Impuesto sobre las Transacciones Financieras", ha dicho el luxemburgués.

Más acuerdos comerciales, pero más transparentes Juncker ha asegurado que la UE cree firmemente en el comercio como herramienta para crear crecimiento económico y empleos, por lo que ha anunciado un nuevo empujón a los acuerdos comerciales del club. Tras cerrar Canadá y llegar a un principio de acuerdo con Japón, ha anunciado su intención de concluir las negociaciones con México y los países del Mercosur antes de que acabe el año y de iniciar los contactos con Australia y Nueva Zelanda. No obstante, también ha dicho que los procesos serán transparentes y que la Comisión publicará todos los borradores de mandato de negociación que envíe al Consejo.

Más control sobre inversiones extranjeras en sectores estratégicos. El jefe del Ejecutivo europeo ha propuesto crear un sistema de evaluación de inversiones para cuando una empresa foránea pretenda tomar el control de una compañía europea que represente un interés estratégico de la UE. No ha entrado en detalles, pero según publicaba ayer el diario Financial Times, se trataría de un ente europeo al que los Estados Miembros podrían pedir dictámenes no vinculantes.

Una autoridad para supervisar las condiciones laborales de los trabajadores desplazados. Juncker ha asegurado que va a lanzar una propuesta legislativa para que, al igual que ocurre con la Unión Bancaria y la supervisión financiera, una autoridad europea supervise que se cumplan las normas sobre igualdad de los trabajadores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR