Francia, Alemania, Italia y España lanzan un plan para que los gigantes digitales paguen más impuestos

Euro
12 septiembre, 2017
Las bases imponibles de los impuestos crecen al mayor ritmo desde 2006
12 septiembre, 2017
Ver todas las noticias >

Bruselas ha decidido analizar el plan propuesto por España, Alemania, Italia y Francia para crear una nueva tasa que grave a las compañías tecnológicas. Los cuatro grandes países de la zona euro abrirán esta semana un nuevo frente fiscal contra las multinacionales del sector tecnológico, acusadas de eludir miles de millones de euros en impuestos mediante el traslado de sus beneficios a los socios de la UE con una imposición más baja.

España, Alemania, Francia e Italia han instado por escrito a la Comisión Europea a introducir un nuevo impuesto “igualador” que garantice la tributación de esas compañías en el territorio donde se generan los ingresos. Bruselas se ha mostrado este lunes dispuesta a estudiar la iniciativa.

El plan, que lleva la firma de los ministros de Economía de los cuatro países, aspira a elevar de manera sustancialmente la factura impositiva de compañías como Apple, Google o Amazon y a garantizar un reparto de los ingresos fiscales generados por esas empresas.

“Nos gustaría presentar la iniciativa en la reunión de ministros de economía y finanzas que se celebrará en Tallin el 15 y 16 de septiembre”, señalan los ministros Luis de Guindos, Bruno Le Maire (Francia), Wolfgang Schäuble (Alemania) y Pier-Carlo Padoan (Italia), en una carta dirigida a su colega de Estonia, país que preside durante este semestre la UE.

La misiva va acompañada de una “declaración política” en la que los cuatro grandes socios europeos aseguran que “no debemos seguir permitiendo que estas compañías [del sector digital] hagan negocio en Europa mientras pagan una mínima cantidad en impuestos”. Los cuatro ministros advierten que esa distorsión pone en riesgo la eficiencia económica, así como “la justicia fiscal y la soberanía”.

El tono de la declaración y el conjunto del plan revelan una clara inspiración francesa y refleja la beligerancia del nuevo gobierno de Enmanuel Macron en asuntos tradicionalmente estancados o aparcados como la armonización de la fiscalidad de las grandes empresas.

La Comisión Europea propuso en 2011 una directiva para armonizar y consolidar el cálculo del impuesto de sociedades, pero la iniciativa fue retirada en 2016 por falta de acuerdo entre los socios de la UE.

El actual comisario europeo de Fiscalidad, Pierre Moscovici, ha retomado la propuesta con el objetivo inicial de armonizar sólo el cálculo del impuesto y dejar para una segunda fase la consolidación y reparto de los ingresos fiscales. Guindos y sus colegas europeos aseguran en la declaración que su propuesta no interfiere con el plan Moscovici. Fuentes comunitarias valoraron este lunes la propuesta de los cuatro países y el "debate político" que se está generando al respecto.

Bruselas ha decidido analizar el plan propuesto por España, Alemania, Italia y Francia para crear una nueva tasa que grave a las compañías tecnológicas. Los cuatro grandes países de la zona euro abrirán esta semana un nuevo frente fiscal contra las multinacionales del sector tecnológico, acusadas de eludir miles de millones de euros en impuestos mediante el traslado de sus beneficios a los socios de la UE con una imposición más baja.

España, Alemania, Francia e Italia han instado por escrito a la Comisión Europea a introducir un nuevo impuesto “igualador” que garantice la tributación de esas compañías en el territorio donde se generan los ingresos. Bruselas se ha mostrado este lunes dispuesta a estudiar la iniciativa.

El plan, que lleva la firma de los ministros de Economía de los cuatro países, aspira a elevar de manera sustancialmente la factura impositiva de compañías como Apple, Google o Amazon y a garantizar un reparto de los ingresos fiscales generados por esas empresas.

“Nos gustaría presentar la iniciativa en la reunión de ministros de economía y finanzas que se celebrará en Tallin el 15 y 16 de septiembre”, señalan los ministros Luis de Guindos, Bruno Le Maire (Francia), Wolfgang Schäuble (Alemania) y Pier-Carlo Padoan (Italia), en una carta dirigida a su colega de Estonia, país que preside durante este semestre la UE.

La misiva va acompañada de una “declaración política” en la que los cuatro grandes socios europeos aseguran que “no debemos seguir permitiendo que estas compañías [del sector digital] hagan negocio en Europa mientras pagan una mínima cantidad en impuestos”. Los cuatro ministros advierten que esa distorsión pone en riesgo la eficiencia económica, así como “la justicia fiscal y la soberanía”.

El tono de la declaración y el conjunto del plan revelan una clara inspiración francesa y refleja la beligerancia del nuevo gobierno de Enmanuel Macron en asuntos tradicionalmente estancados o aparcados como la armonización de la fiscalidad de las grandes empresas.

La Comisión Europea propuso en 2011 una directiva para armonizar y consolidar el cálculo del impuesto de sociedades, pero la iniciativa fue retirada en 2016 por falta de acuerdo entre los socios de la UE.

El actual comisario europeo de Fiscalidad, Pierre Moscovici, ha retomado la propuesta con el objetivo inicial de armonizar sólo el cálculo del impuesto y dejar para una segunda fase la consolidación y reparto de los ingresos fiscales. Guindos y sus colegas europeos aseguran en la declaración que su propuesta no interfiere con el plan Moscovici. Fuentes comunitarias valoraron este lunes la propuesta de los cuatro países y el "debate político" que se está generando al respecto.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR