La CNMV limitará los bonus a bancos de inversión y gestoras independientes

Normas UNE aprobadas por la Asociación Española de Normalización durante el mes de julio de 2017
11 septiembre, 2017
Euro
12 septiembre, 2017
Ver todas las noticias >

Varios de los principales bancos de inversión y de las gestoras de fondos independientes que operan en España perderán desde enero del año que viene la libertad de salarios que les ha permitido hasta ahora competir en parte con los bancos en mejores condiciones. La interpretación que la CNMV acaba de darle a la Directiva de Requerimientos de Capital (conocida como CRD IV) así puede provocarlo.

Y eso que en principio ni los bancos de inversión ni las gestoras estarían directamente afectadas por esta interpretación. Quienes sí lo están son las empresas de servicios de inversión, entre las que se encuentran las sociedades y agencias de valores, así como las empresas de asesoramiento financiero. Estas compañías habían quedado al margen de las restricciones a las retribuciones de los directivos y empleados que se aplican desde 2016 para la banca, pero la CNMV ha decidido que a partir de 2018 dejará de ser así y ya ha comenzado a avisar a las entidades afectadas para que se adapten.

El problema para algunos bancos de inversión y gestoras es que la normativa es de amplio alcance y se aplica "a las entidades y a sus grupos", según fuentes cercanas a la CNMV. Eso significa que no solo se verán afectadas de forma individual las empresas de servicios de inversión, sino también los grupos que tengan una filial dedicada a esta actividad. La regulación puede alcanzar a cualquier consejero ejecutivo, alto directivo y empleado cuyas actividades profesionales tengan incidencia significativa en el perfil de riesgo de la entidad o que ejerzan funciones de control, ya sea en la filial de servicios de inversión o en la matriz, añaden las mismas fuentes.

El día clave es el 1 de enero próximo. A partir de ese momento se verán afectadas las 254 empresas de servicios de inversión que hay registradas en España y sus matrices, si las tuvieran. Y entre ellas se cuentan algunos de los principales bancos de inversión y gestoras independientes nacionales. Bestinver, Alantra, Mutuactivos, JB Capital, Arcano, GBS, Fidentiis, Beka Finance, Trea o Tressis figuran, entre otros, como propietarios de sociedades o agencias de valores.

La restricción más importante que pueden afrontar los directivos y empleados de estas firmas a partir del año que viene es el denominado bonus cap, que consiste en la obligación de limitar la retribución variable al 200% de la remuneración fija. Según aseguran fuentes financieras, eso supone terminar con la libertad que han tenido los bancos de inversión y las gestoras independientes hasta ahora y que les ha permitido competir con los bancos por el talento, ya que las retribuciones de las entidades de crédito ya cuentan con esa restricción.

Varios de los principales bancos de inversión y de las gestoras de fondos independientes que operan en España perderán desde enero del año que viene la libertad de salarios que les ha permitido hasta ahora competir en parte con los bancos en mejores condiciones. La interpretación que la CNMV acaba de darle a la Directiva de Requerimientos de Capital (conocida como CRD IV) así puede provocarlo.

Y eso que en principio ni los bancos de inversión ni las gestoras estarían directamente afectadas por esta interpretación. Quienes sí lo están son las empresas de servicios de inversión, entre las que se encuentran las sociedades y agencias de valores, así como las empresas de asesoramiento financiero. Estas compañías habían quedado al margen de las restricciones a las retribuciones de los directivos y empleados que se aplican desde 2016 para la banca, pero la CNMV ha decidido que a partir de 2018 dejará de ser así y ya ha comenzado a avisar a las entidades afectadas para que se adapten.

El problema para algunos bancos de inversión y gestoras es que la normativa es de amplio alcance y se aplica "a las entidades y a sus grupos", según fuentes cercanas a la CNMV. Eso significa que no solo se verán afectadas de forma individual las empresas de servicios de inversión, sino también los grupos que tengan una filial dedicada a esta actividad. La regulación puede alcanzar a cualquier consejero ejecutivo, alto directivo y empleado cuyas actividades profesionales tengan incidencia significativa en el perfil de riesgo de la entidad o que ejerzan funciones de control, ya sea en la filial de servicios de inversión o en la matriz, añaden las mismas fuentes.

El día clave es el 1 de enero próximo. A partir de ese momento se verán afectadas las 254 empresas de servicios de inversión que hay registradas en España y sus matrices, si las tuvieran. Y entre ellas se cuentan algunos de los principales bancos de inversión y gestoras independientes nacionales. Bestinver, Alantra, Mutuactivos, JB Capital, Arcano, GBS, Fidentiis, Beka Finance, Trea o Tressis figuran, entre otros, como propietarios de sociedades o agencias de valores.

La restricción más importante que pueden afrontar los directivos y empleados de estas firmas a partir del año que viene es el denominado bonus cap, que consiste en la obligación de limitar la retribución variable al 200% de la remuneración fija. Según aseguran fuentes financieras, eso supone terminar con la libertad que han tenido los bancos de inversión y las gestoras independientes hasta ahora y que les ha permitido competir con los bancos por el talento, ya que las retribuciones de las entidades de crédito ya cuentan con esa restricción.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR