Hacienda calcula las balanzas fiscales de las comunidades autónomas

El Gobierno bajará el IVA del cine del 21% al 10% a partir de 2018
8 septiembre, 2017
CC OO exige al Gobierno 23.000 millones para educación y sanidad hasta 2020
8 septiembre, 2017
Ver todas las noticias >

Cataluña aporta a la solidaridad regional la mitad que la Comunidad de Madrid. Es una de las principales conclusiones que se desprenden del cálculo de las balanzas fiscales correspondientes al ejercicio fiscal 2014 publicados este jueves por el Ministerio de Hacienda, tan solo un día después de la aprobación de la polémica ley del referéndum catalán.

La otra conclusión es que recuperación económica afecta al resultado de las balanzas fiscales. Conforme mejora la economía y se equilibran las cuentas públicas del Estado, las administraciones autonómicas más prósperas van recibiendo menos recursos porque sus ciudadanos salen mejor parados que los de los territorios más pobres, reducen el número de desempleados y aumentan sus ingresos fiscales más que el resto. Es un ajuste automático. Por eso, Madrid y Cataluña empeoran sus saldos fiscales respecto al año pasado. También lo hacen Baleares y la Comunidad Valenciana.

Las cifras difundidas por Hacienda a partir del trabajo realizado por Ángel de la Fuente, director de Fedea y uno de los expertos para la reforma de la financiación autonómica, muestran la diferencia entre lo que los residentes de una comunidad aportan y lo que reciben del Estado. Los datos reflejan que solo cuatro comunidades autónomas aportan al Estado más de lo que perciben. Madrid presenta un déficit fiscal de 19.205 millones de euros, equivalente al 9,82% del PIB. Cataluña registra un saldo negativo de 9.892 millones, que se corresponde con el 5,02% del PIB. Por su parte, la Comunidad Valenciana y Baleares también registran un déficit fiscal de 1.735 millones (1,78% del PIB) y 1.516 millones de euros (5,77% del PIB).

El sistema de cuentas públicas territorializadas (SCPT), como han bautizado esta estadística que difunde Hacienda desde hace cuatro años, trata de aportar "la información necesaria para evaluar la racionalidad y la equidad del reparto territorial del gasto público en nuestro país y el de los ingresos tributarios que lo financian", explica el ministerio en el preámbulo del informe.

El caso de Madrid es especialmente llamativo. Las cifras muestran que los madrileños aportan 16.369 millones de euros más que la media y a cambio reciben un gasto de 2.836 millones inferior a la media. La suma de ambos desequilibrios es el déficit fiscal de 19.205 millones. El hecho de que Madrid aporte mucho más que el resto tiene que ver con el mayor nivel de renta de sus habitantes. Respecto al déficit del gasto público se explica por la ausencia de subvenciones agrarias, el menor nivel de paro, entre otras cuestiones.

Cataluña aporta a la solidaridad regional la mitad que la Comunidad de Madrid. Es una de las principales conclusiones que se desprenden del cálculo de las balanzas fiscales correspondientes al ejercicio fiscal 2014 publicados este jueves por el Ministerio de Hacienda, tan solo un día después de la aprobación de la polémica ley del referéndum catalán.

La otra conclusión es que recuperación económica afecta al resultado de las balanzas fiscales. Conforme mejora la economía y se equilibran las cuentas públicas del Estado, las administraciones autonómicas más prósperas van recibiendo menos recursos porque sus ciudadanos salen mejor parados que los de los territorios más pobres, reducen el número de desempleados y aumentan sus ingresos fiscales más que el resto. Es un ajuste automático. Por eso, Madrid y Cataluña empeoran sus saldos fiscales respecto al año pasado. También lo hacen Baleares y la Comunidad Valenciana.

Las cifras difundidas por Hacienda a partir del trabajo realizado por Ángel de la Fuente, director de Fedea y uno de los expertos para la reforma de la financiación autonómica, muestran la diferencia entre lo que los residentes de una comunidad aportan y lo que reciben del Estado. Los datos reflejan que solo cuatro comunidades autónomas aportan al Estado más de lo que perciben. Madrid presenta un déficit fiscal de 19.205 millones de euros, equivalente al 9,82% del PIB. Cataluña registra un saldo negativo de 9.892 millones, que se corresponde con el 5,02% del PIB. Por su parte, la Comunidad Valenciana y Baleares también registran un déficit fiscal de 1.735 millones (1,78% del PIB) y 1.516 millones de euros (5,77% del PIB).

El sistema de cuentas públicas territorializadas (SCPT), como han bautizado esta estadística que difunde Hacienda desde hace cuatro años, trata de aportar "la información necesaria para evaluar la racionalidad y la equidad del reparto territorial del gasto público en nuestro país y el de los ingresos tributarios que lo financian", explica el ministerio en el preámbulo del informe.

El caso de Madrid es especialmente llamativo. Las cifras muestran que los madrileños aportan 16.369 millones de euros más que la media y a cambio reciben un gasto de 2.836 millones inferior a la media. La suma de ambos desequilibrios es el déficit fiscal de 19.205 millones. El hecho de que Madrid aporte mucho más que el resto tiene que ver con el mayor nivel de renta de sus habitantes. Respecto al déficit del gasto público se explica por la ausencia de subvenciones agrarias, el menor nivel de paro, entre otras cuestiones.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR