Los autónomos crecen un 5% en los últimos cinco años de crisis

Cinco municipios de España no facilitan información a la Autoridad Fiscal
4 agosto, 2017
Hogares y empresas se ahorran más de 45.000 millones por los tipos bajos
4 agosto, 2017
Ver todas las noticias >

En el último quinquenio los afiliados al régimen de autónomos han crecido en 4,8%, según datos de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE). En total, había 3,238 millones de personas que tienen su propio negocio a fines de junio de este año.

De este segmento empresarial, que representa el 17,6% del total de trabajadores en España, el gremio de los profesionales, científicos y técnicos es el que más se ha incrementado en el mismo periodo. Este subsector, que abarca profesiones tan diversas como las actividades jurídicas, contabilidad, administración, arquitectura, publicidad o veterinaria, se ha duplicado (52%) en los últimos cinco años.

El segundo sector que más ha crecido es el de consultoría y gestión de empresas, con un incremento de 47,3% desde 2012. "Los servicios a empresas están aumentando y no se trata solo de autoempleo sino de iniciativas empresariales que se van profesionalizando", explica Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

El tercer colectivo que ha sumado más autónomos en los últimos años de crisis es uno menos convencional: el de programación, consultoría y otras actividades informáticas, con un 43,2%. "El sector que utiliza la tecnología como base de trabajo se está asentando en la sociedad. Debe marcar el emprendimiento de calidad y no de cantidad", dice Eduardo Abad, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

Enrique González, por ejemplo, es un programador que ofrece su trabajo a través de una página web. "Me incorporé como autónomo porque me despidieron de la última empresa donde estuve trabajando, y en vez de ponerme a buscar empleo de nuevo, preferí comenzar como freelance, ya que tenía mucha experiencia acumulada".

González lleva desde el 2010 trabajando por cuenta propia y opina que el creciente número de programadores autónomos responde a la demanda de las empresas que prefieren externalizar sus proyectos en lugar de contratar para ahorrar recursos. "Los bajos sueldos y condiciones que ofrece gran parte de las empresas también anima a la gente a ponerse por su cuenta", dice.

El programador asegura que mientras que en una empresa se cobra un sueldo fijo, como autónomo todos los ingresos son para él. Sin embargo, sobrevivir en el mundo freelance es un reto. "Siempre debes dominar tecnologías muy diversas para optar al mayor número de proyectos", dice González.

En el último quinquenio los afiliados al régimen de autónomos han crecido en 4,8%, según datos de la Unión de Asociaciones de Trabajadores Autónomos y Emprendedores (UATAE). En total, había 3,238 millones de personas que tienen su propio negocio a fines de junio de este año.

De este segmento empresarial, que representa el 17,6% del total de trabajadores en España, el gremio de los profesionales, científicos y técnicos es el que más se ha incrementado en el mismo periodo. Este subsector, que abarca profesiones tan diversas como las actividades jurídicas, contabilidad, administración, arquitectura, publicidad o veterinaria, se ha duplicado (52%) en los últimos cinco años.

El segundo sector que más ha crecido es el de consultoría y gestión de empresas, con un incremento de 47,3% desde 2012. "Los servicios a empresas están aumentando y no se trata solo de autoempleo sino de iniciativas empresariales que se van profesionalizando", explica Celia Ferrero, vicepresidenta ejecutiva de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA).

El tercer colectivo que ha sumado más autónomos en los últimos años de crisis es uno menos convencional: el de programación, consultoría y otras actividades informáticas, con un 43,2%. "El sector que utiliza la tecnología como base de trabajo se está asentando en la sociedad. Debe marcar el emprendimiento de calidad y no de cantidad", dice Eduardo Abad, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

Enrique González, por ejemplo, es un programador que ofrece su trabajo a través de una página web. "Me incorporé como autónomo porque me despidieron de la última empresa donde estuve trabajando, y en vez de ponerme a buscar empleo de nuevo, preferí comenzar como freelance, ya que tenía mucha experiencia acumulada".

González lleva desde el 2010 trabajando por cuenta propia y opina que el creciente número de programadores autónomos responde a la demanda de las empresas que prefieren externalizar sus proyectos en lugar de contratar para ahorrar recursos. "Los bajos sueldos y condiciones que ofrece gran parte de las empresas también anima a la gente a ponerse por su cuenta", dice.

El programador asegura que mientras que en una empresa se cobra un sueldo fijo, como autónomo todos los ingresos son para él. Sin embargo, sobrevivir en el mundo freelance es un reto. "Siempre debes dominar tecnologías muy diversas para optar al mayor número de proyectos", dice González.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR