España cierra el semestre con superávit primario, algo inédito desde 2008

El número de ocupados aumenta en 375.000 personas en el segundo trimestre de 2017
27 julio, 2017
La AIReF cree que todas las comunidades alcanzarán el objetivo de déficit en 2018
28 julio, 2017
Ver todas las noticias >

La Administración central cerró el primer semestre del año con un superávit primario de 114 millones. Apenas representa el 0,01% del PIB, pero es la primera vez que sucede desde 2008. Entre enero y junio del año pasado, el déficit primario alcanzó los 7.488 millones y en los ejercicios anteriores se llegaron a registrar desfases superiores a los 30.000 millones. El saldo primario refleja la diferencia entre los gastos y los ingresos sin tener en cuenta los intereses de la deuda. Registrar superávit primario es una condición indispensable para reducir el elevado volumen de deuda pública y, por ello, es relevante que la Administración central haya logrado un saldo positivo en el primer semestre. Está por ver si se mantendrá lo largo del año.

El conjunto de la Administración Pública, incluyendo la Administración central, la Seguridad Social, las comunidades autónomas y los ayuntamientos cerraron el año pasado con un déficit primario del 1,7% y la propia previsión del Gobierno apunta que no será hasta 2018 cuando el conjunto del sector público alcanzará un saldo primario positivo. La deuda pública, que se mueve en torno al 100% del PIB, se reducirá en los próximos ejercicios, pero lentamente.

Los datos de ejecución presupuestaria publicados ayer por el Gobierno reflejan que Hacienda recaudó en el primer semestre 83.585 millones, un 9% más que en el mismo período del año anterior. La buena evolución de la recaudación explica que el déficit público se haya reducido hasta el 1,14% del PIB frente al 1,93% del PIB registrado en el mismo período del año anterior.

En el IRPF, Hacienda ingresó hasta junio 32.163 millones, un 3,3% más. Se trata un dato positivo, sin embargo, la previsión presupuestaria del Gobierno apuntaba a un incremento del 7,7% que no se cumplirá. El aumento de la recaudación del IRPF se debe especialmente a la mejora de las retenciones sobre las rentas salariales.

El IVA, el principal impuesto que grava el consumo, mantiene su buen tono. El tributo aportó a las arcas públicas 33.916 millones, un 8,3% más. La mejora del consumo está detrás del incremento. También el impuesto sobre sociedades registra datos muy positivos para los intereses de Hacienda. La subida fiscal aprobada por el Gobierno a finales del año pasado y el incremento de los pagos fraccionados permitieron que el Estado recaudara hasta junio 2.552 millones. En el primer semestre del año pasado, los datos arrojaban una cifra negativa de 204 millones, que indicaba que las devoluciones superaban a los pagos.

La Administración central cerró el primer semestre del año con un superávit primario de 114 millones. Apenas representa el 0,01% del PIB, pero es la primera vez que sucede desde 2008. Entre enero y junio del año pasado, el déficit primario alcanzó los 7.488 millones y en los ejercicios anteriores se llegaron a registrar desfases superiores a los 30.000 millones. El saldo primario refleja la diferencia entre los gastos y los ingresos sin tener en cuenta los intereses de la deuda. Registrar superávit primario es una condición indispensable para reducir el elevado volumen de deuda pública y, por ello, es relevante que la Administración central haya logrado un saldo positivo en el primer semestre. Está por ver si se mantendrá lo largo del año.

El conjunto de la Administración Pública, incluyendo la Administración central, la Seguridad Social, las comunidades autónomas y los ayuntamientos cerraron el año pasado con un déficit primario del 1,7% y la propia previsión del Gobierno apunta que no será hasta 2018 cuando el conjunto del sector público alcanzará un saldo primario positivo. La deuda pública, que se mueve en torno al 100% del PIB, se reducirá en los próximos ejercicios, pero lentamente.

Los datos de ejecución presupuestaria publicados ayer por el Gobierno reflejan que Hacienda recaudó en el primer semestre 83.585 millones, un 9% más que en el mismo período del año anterior. La buena evolución de la recaudación explica que el déficit público se haya reducido hasta el 1,14% del PIB frente al 1,93% del PIB registrado en el mismo período del año anterior.

En el IRPF, Hacienda ingresó hasta junio 32.163 millones, un 3,3% más. Se trata un dato positivo, sin embargo, la previsión presupuestaria del Gobierno apuntaba a un incremento del 7,7% que no se cumplirá. El aumento de la recaudación del IRPF se debe especialmente a la mejora de las retenciones sobre las rentas salariales.

El IVA, el principal impuesto que grava el consumo, mantiene su buen tono. El tributo aportó a las arcas públicas 33.916 millones, un 8,3% más. La mejora del consumo está detrás del incremento. También el impuesto sobre sociedades registra datos muy positivos para los intereses de Hacienda. La subida fiscal aprobada por el Gobierno a finales del año pasado y el incremento de los pagos fraccionados permitieron que el Estado recaudara hasta junio 2.552 millones. En el primer semestre del año pasado, los datos arrojaban una cifra negativa de 204 millones, que indicaba que las devoluciones superaban a los pagos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR