Construcción pacta una subida salarial del 1,9%, sin la cláusula de revisión

¿Por qué se quedan sin cubrir estas plazas?
25 julio, 2017
Los empleados públicos cobrarán en julio los atrasos en la subida salarial
25 julio, 2017
Ver todas las noticias >

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y los sindicatos UGT y CCOO firmarán hoy el convenio del sector, con un incremento salarial para este año del 1,9% y sin cláusula de revisión frente a la inflación. Es decir, la garantía para el trabajador de que no pierde poder adquisitivo frente a la evolución, según los medios del sector.

Este hecho es importante por varias razones. En primer lugar, porque es el convenio más importante de la economía por el número de trabajadores: 800.000 en toda España. En segundo lugar, porque se adelanta a la negociación que mantienen todavía en el ámbito de toda la economía las patronales CEOE y Cepyme con los sindicatos CCOO y UGT.

Precisamente, la polémica cláusula de revisión salarial es el único obstáculo que impide que las confederaciones firmen un acuerdo por la demanda de los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez. Por lo demás, décima arriba, décima abajo, sí hay acuerdo en la horquilla retributiva. Comprendería entre el 1,2% y el 2,5%. Los empresarios y los sindicatos se han dado de plazo este mes para cerrar un acuerdo. Si no es así, deberían volver a la negociación se septiembre para buscar un pacto para 2018.

La construcción no la ha incluido y, con ello, elimina esta práctica, que provoca el rechazo de las empresas por la incertidumbre que introduce sobre los costes. En su caso, si a final de año la inflación supera el incremento pactado, las empresas tienen que hacer frente a un coste imprevisto.

También es verdad que el propio Gobierno y los analistas calculan que los precios se mantendrán este año en una horquilla entre el 1% y el 1,5%. Si se cumplen estos pronósticos, los trabajadores de la construcción ganarían todavía poder adquisitivo.

Los sindicatos han arrancado la subrogación de las plantillas en determinadas actividades como la conservación de calles y carreteras. Esto significa que en algunos casos las empresas que obtengan en cambios de contratos públicos deben hacerse cargo en esa actividad específica de los trabajadores que tenía la empresa anterior. Este es un hecho importante porque garantiza la continuidad de la labor a las administraciones.

Con cierta frecuencia, los concursos públicos provocan un conflicto laboral, incluso en los servicios de limpieza porque el cambio de empresas en la licitación no asegura la continuidad de los puestos de trabajo.

La Confederación Nacional de la Construcción (CNC) y los sindicatos UGT y CCOO firmarán hoy el convenio del sector, con un incremento salarial para este año del 1,9% y sin cláusula de revisión frente a la inflación. Es decir, la garantía para el trabajador de que no pierde poder adquisitivo frente a la evolución, según los medios del sector.

Este hecho es importante por varias razones. En primer lugar, porque es el convenio más importante de la economía por el número de trabajadores: 800.000 en toda España. En segundo lugar, porque se adelanta a la negociación que mantienen todavía en el ámbito de toda la economía las patronales CEOE y Cepyme con los sindicatos CCOO y UGT.

Precisamente, la polémica cláusula de revisión salarial es el único obstáculo que impide que las confederaciones firmen un acuerdo por la demanda de los secretarios generales de CCOO, Unai Sordo, y de UGT, Pepe Álvarez. Por lo demás, décima arriba, décima abajo, sí hay acuerdo en la horquilla retributiva. Comprendería entre el 1,2% y el 2,5%. Los empresarios y los sindicatos se han dado de plazo este mes para cerrar un acuerdo. Si no es así, deberían volver a la negociación se septiembre para buscar un pacto para 2018.

La construcción no la ha incluido y, con ello, elimina esta práctica, que provoca el rechazo de las empresas por la incertidumbre que introduce sobre los costes. En su caso, si a final de año la inflación supera el incremento pactado, las empresas tienen que hacer frente a un coste imprevisto.

También es verdad que el propio Gobierno y los analistas calculan que los precios se mantendrán este año en una horquilla entre el 1% y el 1,5%. Si se cumplen estos pronósticos, los trabajadores de la construcción ganarían todavía poder adquisitivo.

Los sindicatos han arrancado la subrogación de las plantillas en determinadas actividades como la conservación de calles y carreteras. Esto significa que en algunos casos las empresas que obtengan en cambios de contratos públicos deben hacerse cargo en esa actividad específica de los trabajadores que tenía la empresa anterior. Este es un hecho importante porque garantiza la continuidad de la labor a las administraciones.

Con cierta frecuencia, los concursos públicos provocan un conflicto laboral, incluso en los servicios de limpieza porque el cambio de empresas en la licitación no asegura la continuidad de los puestos de trabajo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR