AXA reconoce el derecho de los trabajadores a la desconexión tecnológica tras la jornada laboral

El Gobierno impulsa el currículum ciego para combatir la discriminación
21 julio, 2017
España invertirá 3.200 millones de euros para fomentar el empleo juvenil hasta 2023
21 julio, 2017
Ver todas las noticias >

El Grupo de la aseguradora francesa AXA en España y CCOO firmaron este jueves el primer convenio que reconoce el derecho de los trabajadores a la desconexión tecnológica tras la jornada laboral. Dicho de otra manera, el derecho de los empleados a no ser molestados por la empresa en su tiempo libre. La cláusula del convenio dice lo siguiente: "Salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, AXA reconoce el derecho de los trabajadores a no responder a los correos electrónicos o mensajes profesionales por cualquier medio tecnológico, fuera de su horario de trabajo", según informa la empresa.

La compañía explica que, a la hora de llegar a un acuerdo con los trabajadores, ambos han tenido en cuenta que "el lugar de la prestación laboral y el tiempo de trabajo están diluyéndose en favor de una realidad más compleja que afecta al ámbito personal y familiar de los trabajadores. Por esta razón el nuevo marco recoge la necesidad de impulsar el derecho a la desconexión digital una vez finalizada la jornada laboral".

El derecho a la desconexión tecnológica entró en vigor en Francia el 1 de enero de este año, como una recomendación a las empresas del Gobierno socialista del entonces presidente, Francois Hollande, para que lo incluyeran en la negociación colectiva. En España, el Gobierno ha anunciado en reiteradas ocasiones que está estudiando la propuesta dentro de su proyecto de "crear más empleo y de mayor calidad". Sin embargo, no ha hecho ningún planteamiento concreto a los empresarios y a los sindicatos, porque, como en Francia, no puede hacer otra cosa que emplazar a los agentes sociales a que incluyan la desconexión tecnológica en la discusión de los convenios. De hecho, y como en otras cuestiones, la patronal CEOE ya ha advertido que ésta también es una reforma que debe ser discutida empresa por empresa y sector por sector.

En este mismo terreno del cambio de los sistemas laborales, el convenio también regula el teletrabajo para "facilitar la conciliación de la vida laboral con la familiar". La compañía, en función de las aptitudes de trabajador, "acordará con él la frecuencia y los días para trabajar desde casa". Incluso, adicionalmente, para aquellas personas con la necesidad temporal de atender a un familiar, la empresa "podrá ampliar la frecuencia de los días de teletrabajo o conceder, con carácter excepcional y temporal, un periodo completo de teletrabajo".

El convenio también regula, "con carácter voluntario y reversible, la posibilidad de sustituir parte de los conceptos salariales regulados en el convenio por las retribuciones en especie que tuvieran un tratamiento fiscal favorable". Se trata de sustituir conceptos fijos de la nómina por otros más flexibles. Por ejemplo, la compañía subraya que aquellos trabajadores con al menos dos años de antigüedad pueden adherirse voluntariamente al plan de pensiones de aportación definida. Las cantidades de los empleados son completadas con otras suplementarias de la compañía, que oscilan entre un 3% y un 4,5% del salario.

El Grupo de la aseguradora francesa AXA en España y CCOO firmaron este jueves el primer convenio que reconoce el derecho de los trabajadores a la desconexión tecnológica tras la jornada laboral. Dicho de otra manera, el derecho de los empleados a no ser molestados por la empresa en su tiempo libre. La cláusula del convenio dice lo siguiente: "Salvo causa de fuerza mayor o circunstancias excepcionales, AXA reconoce el derecho de los trabajadores a no responder a los correos electrónicos o mensajes profesionales por cualquier medio tecnológico, fuera de su horario de trabajo", según informa la empresa.

La compañía explica que, a la hora de llegar a un acuerdo con los trabajadores, ambos han tenido en cuenta que "el lugar de la prestación laboral y el tiempo de trabajo están diluyéndose en favor de una realidad más compleja que afecta al ámbito personal y familiar de los trabajadores. Por esta razón el nuevo marco recoge la necesidad de impulsar el derecho a la desconexión digital una vez finalizada la jornada laboral".

El derecho a la desconexión tecnológica entró en vigor en Francia el 1 de enero de este año, como una recomendación a las empresas del Gobierno socialista del entonces presidente, Francois Hollande, para que lo incluyeran en la negociación colectiva. En España, el Gobierno ha anunciado en reiteradas ocasiones que está estudiando la propuesta dentro de su proyecto de "crear más empleo y de mayor calidad". Sin embargo, no ha hecho ningún planteamiento concreto a los empresarios y a los sindicatos, porque, como en Francia, no puede hacer otra cosa que emplazar a los agentes sociales a que incluyan la desconexión tecnológica en la discusión de los convenios. De hecho, y como en otras cuestiones, la patronal CEOE ya ha advertido que ésta también es una reforma que debe ser discutida empresa por empresa y sector por sector.

En este mismo terreno del cambio de los sistemas laborales, el convenio también regula el teletrabajo para "facilitar la conciliación de la vida laboral con la familiar". La compañía, en función de las aptitudes de trabajador, "acordará con él la frecuencia y los días para trabajar desde casa". Incluso, adicionalmente, para aquellas personas con la necesidad temporal de atender a un familiar, la empresa "podrá ampliar la frecuencia de los días de teletrabajo o conceder, con carácter excepcional y temporal, un periodo completo de teletrabajo".

El convenio también regula, "con carácter voluntario y reversible, la posibilidad de sustituir parte de los conceptos salariales regulados en el convenio por las retribuciones en especie que tuvieran un tratamiento fiscal favorable". Se trata de sustituir conceptos fijos de la nómina por otros más flexibles. Por ejemplo, la compañía subraya que aquellos trabajadores con al menos dos años de antigüedad pueden adherirse voluntariamente al plan de pensiones de aportación definida. Las cantidades de los empleados son completadas con otras suplementarias de la compañía, que oscilan entre un 3% y un 4,5% del salario.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR