El juez reclama al FROB toda la documentación que se usó para liquidar Popular
18 julio, 2017
El sistema fiscal español, entre los peores de los países desarrollados
19 julio, 2017
Ver todas las noticias >

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomienda que España suba el IVA, eleve los impuestos medioambientales, respete el actual índice de revalorización de las pensiones, fomente que se alargue la vida laboral e incentive los planes de pensiones privados. Todas estas ideas figuran en la declaración final de la misión del FMI en España publicada hoy.

Los técnicos del organismo internacional no ahorran elogios a España y sus reformas. Señalan que el país se "se encuentra en el cuarto año de una expansión económica y creación de empleo impresionantes". Apuntan que la cifra de PIB superó probablemente el nivel anterior a la crisis y mantienen que "gracias a las reformas efectuadas, la economía se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente". El FMI estima que la economía crecerá un 3,1% este año frente al 2,6% estimado inicialmente. Aun así, España presenta debilidades.

Al FMI le preocupa especialmente el elevado nivel de deuda pública, que se mueve en torno al 100% del PIB, y que dejaría a España en una posición de indefensión ante posibles turbulencias financieras. Reducir la deuda es prioritario y, por ello, el FMI alerta de que no hay margen para alegrías presupuestarias. Apunta que España debe mantener la senda de reducción del déficit público previsto y que supondrá que los números rojos bajen el próximo año del nivel del 3% del PIB por primera vez en más de una década.

El organismo internacional sostiene que el "margen para medidas estructurales se encuentra principalmente en el lado de los ingresos". En este sentido, el FMI insiste en la idea de que España tiene margen para incrementar los ingresos por IVA. A pesar de que la recaudación de este impuesto avanza a buen ritmo y se encuentra en niveles históricamente elevados, España aún ingresa menos que la media europea. Los últimos datos de Eurostat reflejan que la recaudación por IVA alcanza el 6,5% del PIB en España frente al 7% de media en la UE.

Aun así, los datos corresponden a 2015 y, cuando se conozcan las cifras de 2016, es probable que la diferencia se haya estrechado. Aun así, el FMI considera que España debería reducir el número de bienes y servicios que actualmente tributan a los tipos reducidos y ampliar el listado de productos que aplica en gravamen general del 21%. En la misma línea, los técnicos del organismo internacional consideran que España debería subir los impuestos medioambientales para situarse al nivel europeo.

El Gobierno de Mariano Rajoy incluyó esta propuesta en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas, sin embargo, no ha adoptado ninguna medida concreta. Hacienda plantea que se puede abordar una reformulación de la fiscalidad verde en España en el marco de la reforma del sistema de financiación autonómico.

Acerca de la rebaja del IRPF para rentas inferiores a 17.000 euros que el Gobierno y Ciudadanos pactaron incluir en los Presupuestos de 2018, el FMI señaló que se trata de una "buena medida" que beneficia a los más vulnerables y que reducirá la desigualdad. Aun así, también señaló que la prioridad debe ser bajar el déficit público y que una medida que implique una pérdida recaudatoria debería ser compensada por otra en sentido contrario para garantizar el cumplimiento del objetivo de estabilidad.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recomienda que España suba el IVA, eleve los impuestos medioambientales, respete el actual índice de revalorización de las pensiones, fomente que se alargue la vida laboral e incentive los planes de pensiones privados. Todas estas ideas figuran en la declaración final de la misión del FMI en España publicada hoy.

Los técnicos del organismo internacional no ahorran elogios a España y sus reformas. Señalan que el país se "se encuentra en el cuarto año de una expansión económica y creación de empleo impresionantes". Apuntan que la cifra de PIB superó probablemente el nivel anterior a la crisis y mantienen que "gracias a las reformas efectuadas, la economía se ha vuelto más competitiva, flexible y resistente". El FMI estima que la economía crecerá un 3,1% este año frente al 2,6% estimado inicialmente. Aun así, España presenta debilidades.

Al FMI le preocupa especialmente el elevado nivel de deuda pública, que se mueve en torno al 100% del PIB, y que dejaría a España en una posición de indefensión ante posibles turbulencias financieras. Reducir la deuda es prioritario y, por ello, el FMI alerta de que no hay margen para alegrías presupuestarias. Apunta que España debe mantener la senda de reducción del déficit público previsto y que supondrá que los números rojos bajen el próximo año del nivel del 3% del PIB por primera vez en más de una década.

El organismo internacional sostiene que el "margen para medidas estructurales se encuentra principalmente en el lado de los ingresos". En este sentido, el FMI insiste en la idea de que España tiene margen para incrementar los ingresos por IVA. A pesar de que la recaudación de este impuesto avanza a buen ritmo y se encuentra en niveles históricamente elevados, España aún ingresa menos que la media europea. Los últimos datos de Eurostat reflejan que la recaudación por IVA alcanza el 6,5% del PIB en España frente al 7% de media en la UE.

Aun así, los datos corresponden a 2015 y, cuando se conozcan las cifras de 2016, es probable que la diferencia se haya estrechado. Aun así, el FMI considera que España debería reducir el número de bienes y servicios que actualmente tributan a los tipos reducidos y ampliar el listado de productos que aplica en gravamen general del 21%. En la misma línea, los técnicos del organismo internacional consideran que España debería subir los impuestos medioambientales para situarse al nivel europeo.

El Gobierno de Mariano Rajoy incluyó esta propuesta en el Programa de Estabilidad remitido a Bruselas, sin embargo, no ha adoptado ninguna medida concreta. Hacienda plantea que se puede abordar una reformulación de la fiscalidad verde en España en el marco de la reforma del sistema de financiación autonómico.

Acerca de la rebaja del IRPF para rentas inferiores a 17.000 euros que el Gobierno y Ciudadanos pactaron incluir en los Presupuestos de 2018, el FMI señaló que se trata de una "buena medida" que beneficia a los más vulnerables y que reducirá la desigualdad. Aun así, también señaló que la prioridad debe ser bajar el déficit público y que una medida que implique una pérdida recaudatoria debería ser compensada por otra en sentido contrario para garantizar el cumplimiento del objetivo de estabilidad.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR