Cataluña debe al Estado 50.627 millones, el 67% de su pasivo
19 julio, 2017
Los bancos todavía no han superado la crisis
19 julio, 2017
Ver todas las noticias >

El tercer intento de la mayoría republicana del Senado de EE UU de librarse de Obamacare es el más soso. Puede que los republicanos, encabezados por Mitch McConnell, intenten simplemente revocarlo sin sustituirlo. Eso podría costarles a unos 10 millones de estadounidenses más la posibilidad de obtener un seguro sanitario.

Tras siete años comprometiéndose a sustituir Obamacare, los republicanos fracasaron con su primer tiro en junio. Pretendían hacer cuantiosos recortes en Medicaid (el seguro de los más pobres), revocar los impuestos a los ricos que ayudaban a pagar Obamacare y reducir los subsidios para las personas con bajos ingresos. La Oficina de Presupuesto del Congreso estimó que el plan habría dejado a 22 millones de personas más sin seguro médico en 2026, mientras que las primas para una persona de 64 años que ganara 26.500 dólares al año habrían aumentado en más de un 280%.

Ante la oposición entre su propio partido, tanto de los más radicales como de los moderados, McConnell hizo algunas concesiones, esperando unir al menos a 50 de los 52 senadores republicanos (de un total de 100). Pero su plan seguía reduciendo drásticamente Medicaid, y añadía una polémica disposición para permitir que las aseguradoras ofrecieran planes mínimos con brechas significativas en la cobertura siempre y cuando ofrecieran una cobertura más completa a los que pudieran pagar.

El lunes, cuando ya se habían pronunciado senadores republicanos suficientes como para saber que la propuesta no saldría adelante, McConnell dijo que la retiraba, y que simplemente apoyaría la derogación de la Ley de Atención Asequible, nombre oficial de Obamacare, sin un reemplazo. Desafía así a los senadores republicanos a que voten en contra de algo que la mayoría de ellos apoyó en 2015, cuando sabían que el presidente Barack Obama lo vetaría. Derogar Obamacare dejaría 32 millones de personas más sin seguro en 10 años.

Estas cifras probablemente espantarán a suficientes republicanos para evitar que McConnell llegue a los 50 votos. Desguazar otras partes del sistema actual requerirá 60 votos, y no se espera el apoyo de los demócratas. Es difícil ver un escenario en el que la tercera sea la vencida.

El tercer intento de la mayoría republicana del Senado de EE UU de librarse de Obamacare es el más soso. Puede que los republicanos, encabezados por Mitch McConnell, intenten simplemente revocarlo sin sustituirlo. Eso podría costarles a unos 10 millones de estadounidenses más la posibilidad de obtener un seguro sanitario.

Tras siete años comprometiéndose a sustituir Obamacare, los republicanos fracasaron con su primer tiro en junio. Pretendían hacer cuantiosos recortes en Medicaid (el seguro de los más pobres), revocar los impuestos a los ricos que ayudaban a pagar Obamacare y reducir los subsidios para las personas con bajos ingresos. La Oficina de Presupuesto del Congreso estimó que el plan habría dejado a 22 millones de personas más sin seguro médico en 2026, mientras que las primas para una persona de 64 años que ganara 26.500 dólares al año habrían aumentado en más de un 280%.

Ante la oposición entre su propio partido, tanto de los más radicales como de los moderados, McConnell hizo algunas concesiones, esperando unir al menos a 50 de los 52 senadores republicanos (de un total de 100). Pero su plan seguía reduciendo drásticamente Medicaid, y añadía una polémica disposición para permitir que las aseguradoras ofrecieran planes mínimos con brechas significativas en la cobertura siempre y cuando ofrecieran una cobertura más completa a los que pudieran pagar.

El lunes, cuando ya se habían pronunciado senadores republicanos suficientes como para saber que la propuesta no saldría adelante, McConnell dijo que la retiraba, y que simplemente apoyaría la derogación de la Ley de Atención Asequible, nombre oficial de Obamacare, sin un reemplazo. Desafía así a los senadores republicanos a que voten en contra de algo que la mayoría de ellos apoyó en 2015, cuando sabían que el presidente Barack Obama lo vetaría. Derogar Obamacare dejaría 32 millones de personas más sin seguro en 10 años.

Estas cifras probablemente espantarán a suficientes republicanos para evitar que McConnell llegue a los 50 votos. Desguazar otras partes del sistema actual requerirá 60 votos, y no se espera el apoyo de los demócratas. Es difícil ver un escenario en el que la tercera sea la vencida.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR