El sistema fiscal español, entre los peores de los países desarrollados

Receta del FMI: subir el IVA
19 julio, 2017
Montoro y Azpiazu ratifican el acuerdo de Ley del Cupo que supone la paz fiscal hasta 2021
19 julio, 2017
Ver todas las noticias >

¿Hasta qué punto es competitivo un reglamento tributario? Puede parecer una pregunta retórica, pero Tax Foundation -en la elite de los think tank más influyentes en EEUU en el campo impositivo- sabe dar una respuesta en su Índice de Regulación Fiscal, divulgado en España por el Foro Regulación Inteligente.

Y la réplica, basada en el nivel de deducciones, las reglas tributarias, la igualdad de trato a los contribuyentes o los tipos marginales, no es precisamente buena para España: el país mejora en el ránking, pero su posición es aún mala. En concreto, el sistema tributario español mejora cuatro puestos en la clasificación, pero aún es el octavo peor de los 35 países evaluados por el estudio.

Es, así, el 28º de esas 35 potencias englobadas en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), esto es, en las más desarrolladas del mundo, donde España recibe una nota de 58,9 puntos sobre 100, por detrás de Israel y por delante de Polonia. Y muy lejos de los 100 puntos clavados de Estonia, cuyo código tributario es, según el informe, el mejor diseñado de toda la OCDE.

El estudio valora positivamente "la reducción en el Impuesto sobre Sociedades y el cambio en las reglas de depreciación de maquinaria y edificios". Además, aprecia una reducción en los gastos que asumen las empresas españolas para cumplir con las regulaciones tributarias vigentes, al tiempo que se aplauden las rebajas en el IRPF e impuestos al ahorro.

Sin embargo, "los trámites fiscales vigentes en España siguen lejos de los escenarios óptimos que planea el informe", aseguran desde el Foro Regulación Inteligente, iniciativa privada e independiente que, dirigida por Diego Sánchez de la Cruz, busca promover el debate sobre la importancia de simplificar y mejorar el entorno normativo para empresas y emprendedores. En cualquier caso, la buena noticia es que el clima tributario mejora en el plano regulatorio, pues los 58,9 puntos actuales quedan lejos de los 52,3 de la edición del año 2014, cuando España respiraba los resultados de la salida de la peor crisis de su historia reciente.

En el resto del informe, hay países en una situación peor que España. Así, los últimos puestos corresponden a Francia, Italia, Portugal, Grecia y Estados Unidos. En el otro lado de la balanza, junto a Estonia, los primeros puestos son para Nueva Zelanda, Letonia, Suiza, Suecia, Países Bajos y Luxemburgo. También Australia, Noruega, Corea, Irlanda, Reino Unido, Canadá o Dinamarca se colocan en lo lista de los veinte primeros.

¿Hasta qué punto es competitivo un reglamento tributario? Puede parecer una pregunta retórica, pero Tax Foundation -en la elite de los think tank más influyentes en EEUU en el campo impositivo- sabe dar una respuesta en su Índice de Regulación Fiscal, divulgado en España por el Foro Regulación Inteligente.

Y la réplica, basada en el nivel de deducciones, las reglas tributarias, la igualdad de trato a los contribuyentes o los tipos marginales, no es precisamente buena para España: el país mejora en el ránking, pero su posición es aún mala. En concreto, el sistema tributario español mejora cuatro puestos en la clasificación, pero aún es el octavo peor de los 35 países evaluados por el estudio.

Es, así, el 28º de esas 35 potencias englobadas en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), esto es, en las más desarrolladas del mundo, donde España recibe una nota de 58,9 puntos sobre 100, por detrás de Israel y por delante de Polonia. Y muy lejos de los 100 puntos clavados de Estonia, cuyo código tributario es, según el informe, el mejor diseñado de toda la OCDE.

El estudio valora positivamente "la reducción en el Impuesto sobre Sociedades y el cambio en las reglas de depreciación de maquinaria y edificios". Además, aprecia una reducción en los gastos que asumen las empresas españolas para cumplir con las regulaciones tributarias vigentes, al tiempo que se aplauden las rebajas en el IRPF e impuestos al ahorro.

Sin embargo, "los trámites fiscales vigentes en España siguen lejos de los escenarios óptimos que planea el informe", aseguran desde el Foro Regulación Inteligente, iniciativa privada e independiente que, dirigida por Diego Sánchez de la Cruz, busca promover el debate sobre la importancia de simplificar y mejorar el entorno normativo para empresas y emprendedores. En cualquier caso, la buena noticia es que el clima tributario mejora en el plano regulatorio, pues los 58,9 puntos actuales quedan lejos de los 52,3 de la edición del año 2014, cuando España respiraba los resultados de la salida de la peor crisis de su historia reciente.

En el resto del informe, hay países en una situación peor que España. Así, los últimos puestos corresponden a Francia, Italia, Portugal, Grecia y Estados Unidos. En el otro lado de la balanza, junto a Estonia, los primeros puestos son para Nueva Zelanda, Letonia, Suiza, Suecia, Países Bajos y Luxemburgo. También Australia, Noruega, Corea, Irlanda, Reino Unido, Canadá o Dinamarca se colocan en lo lista de los veinte primeros.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR