Hacienda quiere obligar a Airbnb a “informar” sobre caseros

Euro
18 Julio, 2017
El Gobierno estudiará en 2018 implantar la jornada de 35 horas en el sector público
18 Julio, 2017
Ver todas las noticias >

La Agencia Tributaria quiere estrechar el cerco sobre el dinero negro que se mueve en torno a la pujante actividad de alquilar viviendas a turistas a través de plataformas como Airbnb, HomeAway, Niumba o Wimdu. El Ministerio de Hacienda ultima un decreto para obligar a estas empresas a identificar a los caseros que usan su página para alquilar pisos turísticos y detallar cuánto ganan por ello.

El texto del real decreto, que ha sido abierto a consulta pública para recoger alegaciones, supone un salto cualitativo en el control tributario sobre el alquiler turístico. Tal y como resalta en el preámbulo de la norma, estos cambios buscan actuar de forma preventiva contra el fraude fiscal. Por ello, el departamento que dirige Cristóbal Montoro quiere que este tipo de webs especializadas deban presentar “periódicamente” una declaración informativa sobre todas las viviendas del territorio español que publicitan en la red.

En dicha comunicación, tendrían que especificar el nombre, los apellidos y el NIF de cada casero y del propietario de la vivienda (si no fueran la misma persona). No se trata de una cuestión baladí, después de la polémica, desvelada por La Vanguardia, de los propietarios que han descubiertos que sus pisos eran subarrendados a turistas a través de Airbnb, sin su consentimiento.

También tendrán que facilitar la referencia catastral del inmueble e identificar a las personas que han usado el piso turístico, el número de días que lo han disfrutado y el importe percibido por el casero (no quedan fuera de esta nueva declaración aquellas cesiones de carácter gratuito). El texto propuesto por Hacienda especifica además que los caseros tendrán la obligación de “una copia del documento de identificación de las personas beneficiarias del servicio”.

El decreto se detiene también a concretar que entiende por pisos turísticos aquellas que dedicados a la “cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione, y realizada con finalidad lucrativa u onerosa”.

La Agencia Tributaria quiere estrechar el cerco sobre el dinero negro que se mueve en torno a la pujante actividad de alquilar viviendas a turistas a través de plataformas como Airbnb, HomeAway, Niumba o Wimdu. El Ministerio de Hacienda ultima un decreto para obligar a estas empresas a identificar a los caseros que usan su página para alquilar pisos turísticos y detallar cuánto ganan por ello.

El texto del real decreto, que ha sido abierto a consulta pública para recoger alegaciones, supone un salto cualitativo en el control tributario sobre el alquiler turístico. Tal y como resalta en el preámbulo de la norma, estos cambios buscan actuar de forma preventiva contra el fraude fiscal. Por ello, el departamento que dirige Cristóbal Montoro quiere que este tipo de webs especializadas deban presentar “periódicamente” una declaración informativa sobre todas las viviendas del territorio español que publicitan en la red.

En dicha comunicación, tendrían que especificar el nombre, los apellidos y el NIF de cada casero y del propietario de la vivienda (si no fueran la misma persona). No se trata de una cuestión baladí, después de la polémica, desvelada por La Vanguardia, de los propietarios que han descubiertos que sus pisos eran subarrendados a turistas a través de Airbnb, sin su consentimiento.

También tendrán que facilitar la referencia catastral del inmueble e identificar a las personas que han usado el piso turístico, el número de días que lo han disfrutado y el importe percibido por el casero (no quedan fuera de esta nueva declaración aquellas cesiones de carácter gratuito). El texto propuesto por Hacienda especifica además que los caseros tendrán la obligación de “una copia del documento de identificación de las personas beneficiarias del servicio”.

El decreto se detiene también a concretar que entiende por pisos turísticos aquellas que dedicados a la “cesión temporal de uso de la totalidad de una vivienda amueblada y equipada en condiciones de uso inmediato, cualquiera que sea el canal a través del cual se comercialice o promocione, y realizada con finalidad lucrativa u onerosa”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR