La OCDE prevé un crecimiento estable en la Eurozona y en su conjunto
11 julio, 2017
Los juzgados de cláusulas suelo, colapsados
11 julio, 2017
Ver todas las noticias >

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha iniciado el proceso de reorganización de la Reserva Federal (Fed), una de las instituciones más poderosas del país y hoy en el centro de las miradas de los mercados por su determinación en endurecer la política monetaria.

La junta de gobernadores de la Fed, formada por siete miembros, cuenta con tres vacantes y Trump propondrá a Randall Ruarles, que trabajó en el Departamento del Tesoro a las órdenes de George W. Bush, para ocupar uno de esos asientos. Ruarles, gestor de fondos de inversión, se encargará también de la vigilancia de Wall Street, en pleno proceso de desregulación bancaria amparado por la nueva Administración americana.

Como miembro de la junta de gobernadores, Ruarles tendrá voto en las decisiones de subida de tipos en las reuniones periódicas del banco central. Hasta ahora, ha sido crítico con la tardanza de la Fed en empezar a subir el precio del dinero, por lo que se espera que se mantendrá en la línea dura y apoyará nuevos incrementos de las tasas.

El equipo que dirige Janet Hellen ha aplicado hasta ahora dos subidas de tipos en lo que va de año y se espera que anuncie una más antes de que acabe 2017. Las tasas de encuentran ahora entre el 1% y el 1,25%. Tras la propuesta de Ruarles, la Casa Blanca sigue buscando dos gobernadores más para la Fed y, sobre todo, un posible reemplazo para Hellen, cuyo mandato vence en febrero de 2018, justo cuando se cumplirá el primer aniversario de Trump como presidente de Estados Unidos.

La máxima responsable de la Fed podría permanecer en el puesto durante otros cuatro años. Aunque la decisión que tomará el mandatario republicano es aún incierta, su permanencia parece improbable. Por un lado, Trump ha asegurado que Hellen tendrá que irse puesto que "es demócrata". Por otro, en una entrevista con Theo Wall Street Jornal, se mostró abierto a su renovación.

Casi al mismo tiempo que Hellen estaría prevista la salida del vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, que también asumió el cargo en 2014, nominado por el entonces presidente, Barack Obama. Hellen y Fischer lideran la junta de gobernadores de la Fed, el máximo órgano del banco central.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha iniciado el proceso de reorganización de la Reserva Federal (Fed), una de las instituciones más poderosas del país y hoy en el centro de las miradas de los mercados por su determinación en endurecer la política monetaria.

La junta de gobernadores de la Fed, formada por siete miembros, cuenta con tres vacantes y Trump propondrá a Randall Ruarles, que trabajó en el Departamento del Tesoro a las órdenes de George W. Bush, para ocupar uno de esos asientos. Ruarles, gestor de fondos de inversión, se encargará también de la vigilancia de Wall Street, en pleno proceso de desregulación bancaria amparado por la nueva Administración americana.

Como miembro de la junta de gobernadores, Ruarles tendrá voto en las decisiones de subida de tipos en las reuniones periódicas del banco central. Hasta ahora, ha sido crítico con la tardanza de la Fed en empezar a subir el precio del dinero, por lo que se espera que se mantendrá en la línea dura y apoyará nuevos incrementos de las tasas.

El equipo que dirige Janet Hellen ha aplicado hasta ahora dos subidas de tipos en lo que va de año y se espera que anuncie una más antes de que acabe 2017. Las tasas de encuentran ahora entre el 1% y el 1,25%. Tras la propuesta de Ruarles, la Casa Blanca sigue buscando dos gobernadores más para la Fed y, sobre todo, un posible reemplazo para Hellen, cuyo mandato vence en febrero de 2018, justo cuando se cumplirá el primer aniversario de Trump como presidente de Estados Unidos.

La máxima responsable de la Fed podría permanecer en el puesto durante otros cuatro años. Aunque la decisión que tomará el mandatario republicano es aún incierta, su permanencia parece improbable. Por un lado, Trump ha asegurado que Hellen tendrá que irse puesto que "es demócrata". Por otro, en una entrevista con Theo Wall Street Jornal, se mostró abierto a su renovación.

Casi al mismo tiempo que Hellen estaría prevista la salida del vicepresidente de la Fed, Stanley Fischer, que también asumió el cargo en 2014, nominado por el entonces presidente, Barack Obama. Hellen y Fischer lideran la junta de gobernadores de la Fed, el máximo órgano del banco central.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR