La AIReF señala que los ingresos públicos van por debajo de lo presupuestado

Euro
6 julio, 2017
Ciudadanos y Hacienda pactan bajar el IRPF a las rentas bajas en 2018
6 julio, 2017
Ver todas las noticias >

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, alertó hoy que la buena evolución de las cuentas pública no impide que permanezcan ciertas dudas sobre los planes presupuestarios del Gobierno. El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, aseguró esta mañana en unas jornadas organizadas por Deloitte y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), que ya nadie duda de que España logrará este año cumplir el objetivo de déficit del 3,1%. Horas más tarde y en el mismo foro, Escrivá ha alertado de que existe un riesgo elevado de incumplimiento.

El supervisor de las cuentas públicas señaló que el límite del 3,1% del PIB ya es de por sí mismo muy exigente y resultará improbable su cumplimiento si el efecto del rescate de las autopistas se imputa a este ejercicio. Si bien Escrivá elogió los esfuerzos que está realizando la Administración Pública por sanear sus cuentas, señaló que las proyecciones indican que España tiene un problema que va más allá de la coyuntura actual. Apuntó que, en 2020, el sector público presentará un déficit estructural de dos puntos de PIB cuando el reto es alcanzar el equilibrio. Ello significa que la Administración debe actuar sobre los ingresos, los gastos o una combinación de ambos que permita que, más allá del ciclo económico, España se encuentre en una situación de equilibrio presupuestario.

Las palabras de Escrivá se producen en un momento en que el Gobierno de Mariano Rajoy y Ciudadanos está negociando una rebaja del IRPF y el techo de gasto, que contempla un incremento del 1,3%.

El presidente de la Airef señaló que los ingresos públicos crecen por debajo de la previsión, pero apuntó que este desvío es, en realidad, una buena noticia. Argumentó que, en anteriores períodos expansivos, la recaudación crecía más que el PIB nominal por el efecto de la inflación y del mayor peso de las importaciones. Actualmente, el crecimiento económico tiene componentes más sanos y ello provoca que los ingresos públicos aumenten en línea con el PIB nominal. Recordó que la economía avanza con superávit por cuenta corriente y con contención de precios y salarios, aspectos positivos.

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), José Luis Escrivá, alertó hoy que la buena evolución de las cuentas pública no impide que permanezcan ciertas dudas sobre los planes presupuestarios del Gobierno. El secretario de Estado de Presupuestos, Alberto Nadal, aseguró esta mañana en unas jornadas organizadas por Deloitte y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), que ya nadie duda de que España logrará este año cumplir el objetivo de déficit del 3,1%. Horas más tarde y en el mismo foro, Escrivá ha alertado de que existe un riesgo elevado de incumplimiento.

El supervisor de las cuentas públicas señaló que el límite del 3,1% del PIB ya es de por sí mismo muy exigente y resultará improbable su cumplimiento si el efecto del rescate de las autopistas se imputa a este ejercicio. Si bien Escrivá elogió los esfuerzos que está realizando la Administración Pública por sanear sus cuentas, señaló que las proyecciones indican que España tiene un problema que va más allá de la coyuntura actual. Apuntó que, en 2020, el sector público presentará un déficit estructural de dos puntos de PIB cuando el reto es alcanzar el equilibrio. Ello significa que la Administración debe actuar sobre los ingresos, los gastos o una combinación de ambos que permita que, más allá del ciclo económico, España se encuentre en una situación de equilibrio presupuestario.

Las palabras de Escrivá se producen en un momento en que el Gobierno de Mariano Rajoy y Ciudadanos está negociando una rebaja del IRPF y el techo de gasto, que contempla un incremento del 1,3%.

El presidente de la Airef señaló que los ingresos públicos crecen por debajo de la previsión, pero apuntó que este desvío es, en realidad, una buena noticia. Argumentó que, en anteriores períodos expansivos, la recaudación crecía más que el PIB nominal por el efecto de la inflación y del mayor peso de las importaciones. Actualmente, el crecimiento económico tiene componentes más sanos y ello provoca que los ingresos públicos aumenten en línea con el PIB nominal. Recordó que la economía avanza con superávit por cuenta corriente y con contención de precios y salarios, aspectos positivos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR