Los sindicatos y la oposición critican el exceso de temporalidad en la contratación
5 julio, 2017
La prima de riesgo de España regresa a niveles de 2015
5 julio, 2017
Ver todas las noticias >

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, no ha podido ocultar este martes su satisfacción al conocer los datos de afiliación a la Seguridad Social y paro registrado relativos al mes de junio. Y es que el acelerón que sigue mostrando la actividad continúa trasladándose al mercado laboral, cerrando el mejor semestre en creación de empleo de toda la serie histórica medido en términos homogéneos. Así, de enero a junio pasados la ocupación ha aumentado en 584.052 trabajadores, lo que representa un 30% más de empleo que en el mismo periodo del año pasado, "que ya fue un año excepcional en materia de empleo", ha puntualizado Báñez.

En una comparecencia ante los medios de comunicación después de darse a conocer las cifras de paro y afiliación, la ministra ha destacado que este aumento de la ocupación no solo es importante por su magnitud, sino porque se trata de una recuperación del mercado laboral con marcado carácter integrador. Primero porque las contrataciones están aumentando en todos los sectores y, segundo, porque lo hacen también a buen ritmo en todos los grupos de edad.

Tal y como ha hecho público su departamento a primera hora de esta mañana, la afiliación media a la Seguridad Social alcanzó en junio los 18.433.107 ocupados, lo que representan en términos anuales un crecimiento del 3,79%, los mejores registros tanto en términos absolutos como en tasa registrados desde 2006. El Gobierno ha recalcado que con estas magnitudes se han recuperado casi 2,3 millones de empleos de los que se destruyeron durante la crisis, el 68,2% del total destruido o prácticamente dos de cada tres.

Por sectores, la afiliación creció de forma robusta en junio en casi todos, especialmente en la hostelería (2,78%), el comercio (1,34%) y la industria manufacturera (0,78%). Solo la agricultura, especialmente penalizada por la fuerte sequía y la educación, por el final del curso escolar, contabilizaron pérdidas de afiliados de 31.140 en el caso del sistema agrario (cuando el año pasado en ese mes solo perdió unos 16.000 activos) y de 51.487 en el caso de los centros escolares (muy similar a la cifra de 2016).

Esta buena evolución de la ocupación ha tenido la lógica traslación a las cifras de desempleo registrado. El paro ha bajado en junio en 98.317 personas respecto al mes anterior, situando la cifra total en 3.362.811 desempleados, el nivel más bajo de los últimos ocho años. En los últimos doce meses, el paro ha logrado reducirse en 404.243 personas, la mayor caída anual de toda la serie histórica, manteniendo un ritmo anual de reducción cercano al 11%.

De nuevo, el desempleo en junio consiguió mitigarse en prácticamente todos los sectores. En los servicios descendió en más de 75.000 personas, en la construcción lo hizo en 10.168 y casi otro tanto en la industria. Otras 10.249 personas sin empleo anterior lograron un contrato durante el mes de junio.

Otro récord que también quedó pulverizado durante el mes pasado fue el del número de contratos, que ascendió a 2.089.520, la mayor cifra de toda la serie histórica en cualquier mes. Representa un incremento de 169.180, o el 8,81%, sobre idéntico mes del año anterior. En seis meses se han formalizaron 10,5 millones de contratos, un 11,02% más que en la primera mitad de 2016. Por tipo de contrato de enero a junio se suscribieron 572.133 contratos indefinidos a tiempo completo, lo que representa una mejora del 13,76% sobre el mismo periodo del ejercicio pasado.

Ejemplo de cómo el empleo que se está creando está llegando a todos los grupos de edad es el hecho de que “tras 70 meses vuelve a haber un millón de jóvenes menores de 25 años trabajando”. En este grupo de edad la reducción del paro alcanza al 16,5% anual, muy por encima de ese 11% de tasa media general.

La titular de Empleo y Seguridad Social ha reiterado también que hoy hay más mujeres que nunca trabajado, más de 8,5 millones. La ministra ha asegurado que “la recuperación tiene nombre propio en nuestro país: empleo y más empleo”.

Ante estas favorables cifras, Báñez ha asegurado que cree que es el momento de subir los salarios para fortalecer la recuperación "integradora" del empleo en España, y ha instado a los agentes sociales para que "con responsabilidad y compromiso" cierren "cuanto antes" el acuerdo de salarios que acompase la recuperación del empleo y la subida de los salarios.

Aunque se ha negado a concretar en una horquilla cuál debería ser la cuantía de ese incremento salarial, sí ha especificado que las previsiones apuntan a que la inflación finalizará este año en el 0,5%, por lo que el IPC medio del ejercicio (que en su opinión es la variable que debe considerarse para comprobar si hay o no pérdida de poder adquisitivo) se situará entre el 1,2% y el 1,3%. Sin decirlo expresamente, ha sugerido por lo tanto que las alzas salariales sean superiores a esas cifras, en línea con lo que plantean los agentes sociales.

Concretamente, Báñez ha asegurado que sindicatos y patronal están negociando "con responsabilidad" y se ha mostrado convencida de que julio "es un mes muy bueno para llegar a un acuerdo que siga fortaleciendo la recuperación". "Es el momento de que la subida de salarios en España se acompase al ritmo de crecimiento del empleo que fortalezca la recuperación", ha recalcado.

No obstante, cree que tanto sindicatos como la patronal deben tener en cuenta que la subida de salarios debe ser compatible con las ganancias de competitividad, ya que "está en juego seguir creando 500.000 empleos al año". Asimismo, ha afirmado estar "segura" de que en los próximos días o semanas se cerrará un acuerdo que suba los salarios y favorezca a la competitividad sin parar el ritmo de la recuperación.

Para la ministra, los datos de paro y afiliación certifican que la recuperación económica "tiene nombre y se llama empleo". El empleo crece a un ritmo del 3,8%, por lo que "España se encuentra ante el mejor semestre de toda la serie histórica en términos homogéneos".

"Hemos recuperado dos de cada tres empleos destruidos por la crisis, hasta hoy 2,3 millones de nuevos empleos, y eso, sin duda, es la confianza en la recuperación económica", ha apuntado. La ministra ha mandado "un mensaje de esperanza" a las personas que todavía permanecen en el paro y que tienen que seguir encontrando oportunidades en los próximos meses.

La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, no ha podido ocultar este martes su satisfacción al conocer los datos de afiliación a la Seguridad Social y paro registrado relativos al mes de junio. Y es que el acelerón que sigue mostrando la actividad continúa trasladándose al mercado laboral, cerrando el mejor semestre en creación de empleo de toda la serie histórica medido en términos homogéneos. Así, de enero a junio pasados la ocupación ha aumentado en 584.052 trabajadores, lo que representa un 30% más de empleo que en el mismo periodo del año pasado, "que ya fue un año excepcional en materia de empleo", ha puntualizado Báñez.

En una comparecencia ante los medios de comunicación después de darse a conocer las cifras de paro y afiliación, la ministra ha destacado que este aumento de la ocupación no solo es importante por su magnitud, sino porque se trata de una recuperación del mercado laboral con marcado carácter integrador. Primero porque las contrataciones están aumentando en todos los sectores y, segundo, porque lo hacen también a buen ritmo en todos los grupos de edad.

Tal y como ha hecho público su departamento a primera hora de esta mañana, la afiliación media a la Seguridad Social alcanzó en junio los 18.433.107 ocupados, lo que representan en términos anuales un crecimiento del 3,79%, los mejores registros tanto en términos absolutos como en tasa registrados desde 2006. El Gobierno ha recalcado que con estas magnitudes se han recuperado casi 2,3 millones de empleos de los que se destruyeron durante la crisis, el 68,2% del total destruido o prácticamente dos de cada tres.

Por sectores, la afiliación creció de forma robusta en junio en casi todos, especialmente en la hostelería (2,78%), el comercio (1,34%) y la industria manufacturera (0,78%). Solo la agricultura, especialmente penalizada por la fuerte sequía y la educación, por el final del curso escolar, contabilizaron pérdidas de afiliados de 31.140 en el caso del sistema agrario (cuando el año pasado en ese mes solo perdió unos 16.000 activos) y de 51.487 en el caso de los centros escolares (muy similar a la cifra de 2016).

Esta buena evolución de la ocupación ha tenido la lógica traslación a las cifras de desempleo registrado. El paro ha bajado en junio en 98.317 personas respecto al mes anterior, situando la cifra total en 3.362.811 desempleados, el nivel más bajo de los últimos ocho años. En los últimos doce meses, el paro ha logrado reducirse en 404.243 personas, la mayor caída anual de toda la serie histórica, manteniendo un ritmo anual de reducción cercano al 11%.

De nuevo, el desempleo en junio consiguió mitigarse en prácticamente todos los sectores. En los servicios descendió en más de 75.000 personas, en la construcción lo hizo en 10.168 y casi otro tanto en la industria. Otras 10.249 personas sin empleo anterior lograron un contrato durante el mes de junio.

Otro récord que también quedó pulverizado durante el mes pasado fue el del número de contratos, que ascendió a 2.089.520, la mayor cifra de toda la serie histórica en cualquier mes. Representa un incremento de 169.180, o el 8,81%, sobre idéntico mes del año anterior. En seis meses se han formalizaron 10,5 millones de contratos, un 11,02% más que en la primera mitad de 2016. Por tipo de contrato de enero a junio se suscribieron 572.133 contratos indefinidos a tiempo completo, lo que representa una mejora del 13,76% sobre el mismo periodo del ejercicio pasado.

Ejemplo de cómo el empleo que se está creando está llegando a todos los grupos de edad es el hecho de que “tras 70 meses vuelve a haber un millón de jóvenes menores de 25 años trabajando”. En este grupo de edad la reducción del paro alcanza al 16,5% anual, muy por encima de ese 11% de tasa media general.

La titular de Empleo y Seguridad Social ha reiterado también que hoy hay más mujeres que nunca trabajado, más de 8,5 millones. La ministra ha asegurado que “la recuperación tiene nombre propio en nuestro país: empleo y más empleo”.

Ante estas favorables cifras, Báñez ha asegurado que cree que es el momento de subir los salarios para fortalecer la recuperación "integradora" del empleo en España, y ha instado a los agentes sociales para que "con responsabilidad y compromiso" cierren "cuanto antes" el acuerdo de salarios que acompase la recuperación del empleo y la subida de los salarios.

Aunque se ha negado a concretar en una horquilla cuál debería ser la cuantía de ese incremento salarial, sí ha especificado que las previsiones apuntan a que la inflación finalizará este año en el 0,5%, por lo que el IPC medio del ejercicio (que en su opinión es la variable que debe considerarse para comprobar si hay o no pérdida de poder adquisitivo) se situará entre el 1,2% y el 1,3%. Sin decirlo expresamente, ha sugerido por lo tanto que las alzas salariales sean superiores a esas cifras, en línea con lo que plantean los agentes sociales.

Concretamente, Báñez ha asegurado que sindicatos y patronal están negociando "con responsabilidad" y se ha mostrado convencida de que julio "es un mes muy bueno para llegar a un acuerdo que siga fortaleciendo la recuperación". "Es el momento de que la subida de salarios en España se acompase al ritmo de crecimiento del empleo que fortalezca la recuperación", ha recalcado.

No obstante, cree que tanto sindicatos como la patronal deben tener en cuenta que la subida de salarios debe ser compatible con las ganancias de competitividad, ya que "está en juego seguir creando 500.000 empleos al año". Asimismo, ha afirmado estar "segura" de que en los próximos días o semanas se cerrará un acuerdo que suba los salarios y favorezca a la competitividad sin parar el ritmo de la recuperación.

Para la ministra, los datos de paro y afiliación certifican que la recuperación económica "tiene nombre y se llama empleo". El empleo crece a un ritmo del 3,8%, por lo que "España se encuentra ante el mejor semestre de toda la serie histórica en términos homogéneos".

"Hemos recuperado dos de cada tres empleos destruidos por la crisis, hasta hoy 2,3 millones de nuevos empleos, y eso, sin duda, es la confianza en la recuperación económica", ha apuntado. La ministra ha mandado "un mensaje de esperanza" a las personas que todavía permanecen en el paro y que tienen que seguir encontrando oportunidades en los próximos meses.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR