La prima de riesgo de España regresa a niveles de 2015

“Ya es momento de subir salarios”
5 Julio, 2017
El Banco de España parece haber optado por una trasposición prácticamente total de la norma IFRS9
5 Julio, 2017
Ver todas las noticias >

El mercado de renta fija vuelve a ser uno de los menos fijos. Esta volatilidad se ha reflejado en la prima de riesgo de España. Finalizó 2016 en los 116 puntos básicos. En menos de dos meses escaló cerca de un 35%, hasta alcanzar máximos anuales al borde de los 160 puntos a finales de febrero. Los escándalos que salpicaban a François Fillon, el principal candidato entonces para derrotar a Le Pen en las elecciones francesas, extremaron todas las alertas políticas en Europa.

La mayor mejora se ha concentrado en los dos últimos meses. El riesgo país ha acumulado una drástica mejora que ha desinflado más de un 30% la prima de riesgo de España. Coincidiendo con el cambio de semestre, la brecha respecto a la deuda alemana ha activado el asalto a la barrera psicológica de los 100 puntos.

En las últimas jornadas la prima de riesgo ha cerrado con mínimos de 102 puntos. Una mejora adicional permitiría bajar del nivel de los 100 puntos por primera vez desde octubre del año pasado. Pero la deuda española tiene la puerta abierta a la conquista de nuevos hitos. Una bajada adicional de apenas cinco puntos básicos situaría la prima de riesgo en niveles inéditos desde marzo del año 2015.

Un apoyo adicional de los inversores a la deuda española, por debajo de los 95 puntos básicos, devolvería la prima a los niveles con los que cotizaba en el año 2010, antes de que iniciara una escalada que disparó el diferencial con Alemania hasta los 649 puntos en julio de 2012, cuando los mercados permanecían en vilo ante la posibilidad de un rescate.

Una vez diluidas las alertas políticas en Europa, las novedades económicas y monetarias recuperan su hegemonía en los mercados. Los últimos datos macro apuntan a una clara mejora en el crecimiento, más acentuado en el caso de la economía española, hasta el punto de que el mercado ha avivado el debate sobre un próximo repliegue en el programa de compra de deuda del Banco Central Europeo.

Las expectativas de un repliegue en los estímulos del BCE han alejado las rentabilidades de la deuda de sus mínimos anuales. El interés exigido al bono español a diez años ha llegado a rozar el nivel del 1,3%. Este porcentaje se ha elevado ahora al entorno del 1,5%. Pero esta escalada se ha producido en paralelo al repunte en el interés del bund alemán, al borde ahora del 0,5%.

El mercado de renta fija vuelve a ser uno de los menos fijos. Esta volatilidad se ha reflejado en la prima de riesgo de España. Finalizó 2016 en los 116 puntos básicos. En menos de dos meses escaló cerca de un 35%, hasta alcanzar máximos anuales al borde de los 160 puntos a finales de febrero. Los escándalos que salpicaban a François Fillon, el principal candidato entonces para derrotar a Le Pen en las elecciones francesas, extremaron todas las alertas políticas en Europa.

La mayor mejora se ha concentrado en los dos últimos meses. El riesgo país ha acumulado una drástica mejora que ha desinflado más de un 30% la prima de riesgo de España. Coincidiendo con el cambio de semestre, la brecha respecto a la deuda alemana ha activado el asalto a la barrera psicológica de los 100 puntos.

En las últimas jornadas la prima de riesgo ha cerrado con mínimos de 102 puntos. Una mejora adicional permitiría bajar del nivel de los 100 puntos por primera vez desde octubre del año pasado. Pero la deuda española tiene la puerta abierta a la conquista de nuevos hitos. Una bajada adicional de apenas cinco puntos básicos situaría la prima de riesgo en niveles inéditos desde marzo del año 2015.

Un apoyo adicional de los inversores a la deuda española, por debajo de los 95 puntos básicos, devolvería la prima a los niveles con los que cotizaba en el año 2010, antes de que iniciara una escalada que disparó el diferencial con Alemania hasta los 649 puntos en julio de 2012, cuando los mercados permanecían en vilo ante la posibilidad de un rescate.

Una vez diluidas las alertas políticas en Europa, las novedades económicas y monetarias recuperan su hegemonía en los mercados. Los últimos datos macro apuntan a una clara mejora en el crecimiento, más acentuado en el caso de la economía española, hasta el punto de que el mercado ha avivado el debate sobre un próximo repliegue en el programa de compra de deuda del Banco Central Europeo.

Las expectativas de un repliegue en los estímulos del BCE han alejado las rentabilidades de la deuda de sus mínimos anuales. El interés exigido al bono español a diez años ha llegado a rozar el nivel del 1,3%. Este porcentaje se ha elevado ahora al entorno del 1,5%. Pero esta escalada se ha producido en paralelo al repunte en el interés del bund alemán, al borde ahora del 0,5%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR