El TJUE obliga al consumidor a acudir a la mediación antes de ir a juicio

El Congreso rechaza la moción de censura contra Rajoy
15 Junio, 2017
Modelo 221 de autoliquidación de la prestación patrimonial por conversión de activos por impuesto diferido en crédito exigible frente a la administración tributaria
15 Junio, 2017
Ver todas las noticias >

En su sentencia del 14 de junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (THUE) se ha pronunciado a favor de la normativa italiana en la que se establece como condición previa para la aceptación de un recurso el acudir a la mediación extrajudicial. Así pues, declara que la directiva europea, que tiene por objeto que los consumidores puedan, si así lo desean, presentar reclamaciones contra los comerciantes mediante procedimientos de resolución alternativa de litigios, podría aplicarse al asunto en la medida en que pueda considerarse que el procedimiento de mediación es una de las posibles formas de resolución alternativa de litigios, extremo que deberá comprobar el juez nacional.

El Sr. Livio Menini y la Sra. Maria Antonia Rampanelli, ambos ciudadanos italianos, incoaron un procedimiento ante el Tribunal Ordinario de Verona, Italia, contra el Banco Popolare, entidad que les reclama el pago de 991.848,21 euros en concepto de devolución de un crédito que les concedió. El Tribunal de Verona señala que, en virtud del Derecho italiano, el recurso interpuesto por el Sr. Menini y por la Sra. Rampanelli no es admisible si previamente no se ha incoado un procedimiento de mediación extrajudicial, aun cuando estos actúen en calidad de «consumidores». Observa también que el Derecho italiano establece que, en el marco de esa mediación obligatoria, los consumidores deben estar asistidos por un abogado y no pueden retirarse de la mediación sin una causa justificada.

El Tribunal Ordinario de Verona alberga dudas acerca de la compatibilidad de tales normas nacionales con el Derecho de la Unión, por lo que solicita al TJUE la interpretación de la directiva sobre los litigios en los que son parte los consumidores a través de una cuestión prejudicial.

En particular, el TJUE recuerda que la directiva es aplicable cuando el procedimiento de resolución alternativa de litigios, es decir, la mediación, reúne los tres requisitos acumulativos siguientes: debe haber sido incoado por un consumidor contra un comerciante en relación con las obligaciones derivadas de un contrato de compraventa o de servicios; debe ser independiente, imparcial, transparente, efectivo, rápido y justo; y se debe confiar a una entidad que esté establecida de manera duradera y que figure en una lista especial notificada a la Comisión Europea.

En el supuesto de que el juez italiano concluya que es aplicable la directiva sobre litigios en los que son parte los consumidores, el TJUE señala que, en los procedimientos de resolución alternativa de litigios establecidos por dicha directiva, el carácter voluntario reside no en la libertad de las partes de recurrir o no a este proceso, sino en el hecho de que las partes se responsabilizan de él y pueden organizarlo como lo deseen y darlo por terminado en cualquier momento. Así pues, lo relevante no es el carácter obligatorio o facultativo del sistema de mediación, sino el hecho de que, como prevé expresamente la Directiva, se preserve el derecho de las partes a acceder al sistema judicial.

En esas circunstancias, el Tribunal de Justicia concluye que el hecho de que la normativa italiana no sólo haya establecido un procedimiento de mediación extrajudicial, sino que, además, haya dispuesto la obligatoriedad del recurso a éste, previamente al ejercicio de una acción judicial, no es incompatible con la Directiva. En cambio, el Tribunal de Justicia declara que una legislación nacional no puede exigir que un consumidor que participe en un procedimiento de resolución alternativa de litigios tenga la obligación de ser asistido por un abogado.

En último lugar, el Tribunal de Justicia declara que la protección del derecho de acceder al sistema judicial implica que la retirada del consumidor del procedimiento de resolución alternativa de litigios, medie o no una causa justificada, no debe tener en ningún caso consecuencias desfavorables para éste en las etapas sucesivas del litigio. No obstante, el Derecho nacional puede imponer sanciones cuando las partes no participen en el proceso de mediación sin que exista una causa justificada, siempre que el consumidor pueda retirarse de él una vez que se haya celebrado el primer encuentro con el mediador.

En su sentencia del 14 de junio, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (THUE) se ha pronunciado a favor de la normativa italiana en la que se establece como condición previa para la aceptación de un recurso el acudir a la mediación extrajudicial. Así pues, declara que la directiva europea, que tiene por objeto que los consumidores puedan, si así lo desean, presentar reclamaciones contra los comerciantes mediante procedimientos de resolución alternativa de litigios, podría aplicarse al asunto en la medida en que pueda considerarse que el procedimiento de mediación es una de las posibles formas de resolución alternativa de litigios, extremo que deberá comprobar el juez nacional.

El Sr. Livio Menini y la Sra. Maria Antonia Rampanelli, ambos ciudadanos italianos, incoaron un procedimiento ante el Tribunal Ordinario de Verona, Italia, contra el Banco Popolare, entidad que les reclama el pago de 991.848,21 euros en concepto de devolución de un crédito que les concedió. El Tribunal de Verona señala que, en virtud del Derecho italiano, el recurso interpuesto por el Sr. Menini y por la Sra. Rampanelli no es admisible si previamente no se ha incoado un procedimiento de mediación extrajudicial, aun cuando estos actúen en calidad de «consumidores». Observa también que el Derecho italiano establece que, en el marco de esa mediación obligatoria, los consumidores deben estar asistidos por un abogado y no pueden retirarse de la mediación sin una causa justificada.

El Tribunal Ordinario de Verona alberga dudas acerca de la compatibilidad de tales normas nacionales con el Derecho de la Unión, por lo que solicita al TJUE la interpretación de la directiva sobre los litigios en los que son parte los consumidores a través de una cuestión prejudicial.

En particular, el TJUE recuerda que la directiva es aplicable cuando el procedimiento de resolución alternativa de litigios, es decir, la mediación, reúne los tres requisitos acumulativos siguientes: debe haber sido incoado por un consumidor contra un comerciante en relación con las obligaciones derivadas de un contrato de compraventa o de servicios; debe ser independiente, imparcial, transparente, efectivo, rápido y justo; y se debe confiar a una entidad que esté establecida de manera duradera y que figure en una lista especial notificada a la Comisión Europea.

En el supuesto de que el juez italiano concluya que es aplicable la directiva sobre litigios en los que son parte los consumidores, el TJUE señala que, en los procedimientos de resolución alternativa de litigios establecidos por dicha directiva, el carácter voluntario reside no en la libertad de las partes de recurrir o no a este proceso, sino en el hecho de que las partes se responsabilizan de él y pueden organizarlo como lo deseen y darlo por terminado en cualquier momento. Así pues, lo relevante no es el carácter obligatorio o facultativo del sistema de mediación, sino el hecho de que, como prevé expresamente la Directiva, se preserve el derecho de las partes a acceder al sistema judicial.

En esas circunstancias, el Tribunal de Justicia concluye que el hecho de que la normativa italiana no sólo haya establecido un procedimiento de mediación extrajudicial, sino que, además, haya dispuesto la obligatoriedad del recurso a éste, previamente al ejercicio de una acción judicial, no es incompatible con la Directiva. En cambio, el Tribunal de Justicia declara que una legislación nacional no puede exigir que un consumidor que participe en un procedimiento de resolución alternativa de litigios tenga la obligación de ser asistido por un abogado.

En último lugar, el Tribunal de Justicia declara que la protección del derecho de acceder al sistema judicial implica que la retirada del consumidor del procedimiento de resolución alternativa de litigios, medie o no una causa justificada, no debe tener en ningún caso consecuencias desfavorables para éste en las etapas sucesivas del litigio. No obstante, el Derecho nacional puede imponer sanciones cuando las partes no participen en el proceso de mediación sin que exista una causa justificada, siempre que el consumidor pueda retirarse de él una vez que se haya celebrado el primer encuentro con el mediador.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR