Montoro no se siente desautorizado por el TC y justifica la amnistía fiscal

Euro
13 Junio, 2017
Las administraciones públicas recaudarán este año algo más de 240.000 millones
13 Junio, 2017
Ver todas las noticias >

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado hoy que no se siente desautorizado, aunque sí "concernido", por la decisión del Tribunal Constitucional de anular el decreto de la denominada amnistía fiscal, una medida que ha justificado por la "situación límite" que vivía España en 2012.

Antes de participar en la asamblea general de la patronal Foment del Treball, el ministro se ha referido así a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la amnistía fiscal, que ha dicho que valorará ampliamente cuando comparezca en el Congreso.

Respecto a la posición del partido socialista, el ministro ha comentado: "Que el PSOE pida mi dimisión no es una novedad. Informativamente, no creo que a ninguno de ustedes les llame la atención. No sé qué número de ocasiones ha pedido mi dimisión".

Sin entrar en el fondo de la sentencia, el ministro ha explicado: "la amnistía fiscal es una de esas decisiones de gobierno que a ninguno nos gusta tomar", pero "la vida es como es y la responsabilidad de estar en el Gobierno implica tomar decisiones que no te gustan", ha insistido.

Asimismo, Montoro ha querido subrayar la situación "extrema" que vivía España en 2012, y, en este sentido, ha asegurado que la crisis tan "profunda" que padecía por entonces el país "podía haber perjudicado la existencia misma de la zona euro".

En esta línea, Montoro ha recordado que en 2012 el Gobierno también se vio obligado a subir impuestos, una decisión que luego se revirtió, ha añadido. A la pregunta de si se puede llegar a dar una amnistía fiscal, ha dicho que espera que España no vuelva a tener "nunca necesidad de ello", y ha destacado que algunos países que eran paraísos fiscales ya se han comprometido a intercambiar información tributaria.

"Es muy positivo que todos los contribuyentes que tengan bienes y derechos en el exterior los tengan correctamente declarados a la Hacienda Pública. Eso lo podremos contrastar el año que viene", ha precisado el ministro.

El Tribunal Constitucional asegura en su sentencia sobre la amnistía fiscal, que no afecta a las regularizaciones firmes, que esta medida "supone la abdicación del Estado ante su obligación de hacer efectivo el deber de todos de concurrir al sostenimiento de los gastos públicos".

De esta forma, añade, se legitima "como una opción válida la conducta de quienes, de forma insolidaria, incumplieron su deber de tributar de acuerdo con su capacidad económica, colocándolos finalmente en una situación más favorable que la de aquellos que cumplieron voluntariamente y en plazo su obligación de contribuir".

El pasado viernes, el Gobierno respaldó públicamente al ministro de Hacienda frente a esta sentencia, mientras que el PSOE propuso que el ministro sea reprobado por el Congreso y no descartó pedir una comisión de investigación.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha asegurado hoy que no se siente desautorizado, aunque sí "concernido", por la decisión del Tribunal Constitucional de anular el decreto de la denominada amnistía fiscal, una medida que ha justificado por la "situación límite" que vivía España en 2012.

Antes de participar en la asamblea general de la patronal Foment del Treball, el ministro se ha referido así a la sentencia del Tribunal Constitucional sobre la amnistía fiscal, que ha dicho que valorará ampliamente cuando comparezca en el Congreso.

Respecto a la posición del partido socialista, el ministro ha comentado: "Que el PSOE pida mi dimisión no es una novedad. Informativamente, no creo que a ninguno de ustedes les llame la atención. No sé qué número de ocasiones ha pedido mi dimisión".

Sin entrar en el fondo de la sentencia, el ministro ha explicado: "la amnistía fiscal es una de esas decisiones de gobierno que a ninguno nos gusta tomar", pero "la vida es como es y la responsabilidad de estar en el Gobierno implica tomar decisiones que no te gustan", ha insistido.

Asimismo, Montoro ha querido subrayar la situación "extrema" que vivía España en 2012, y, en este sentido, ha asegurado que la crisis tan "profunda" que padecía por entonces el país "podía haber perjudicado la existencia misma de la zona euro".

En esta línea, Montoro ha recordado que en 2012 el Gobierno también se vio obligado a subir impuestos, una decisión que luego se revirtió, ha añadido. A la pregunta de si se puede llegar a dar una amnistía fiscal, ha dicho que espera que España no vuelva a tener "nunca necesidad de ello", y ha destacado que algunos países que eran paraísos fiscales ya se han comprometido a intercambiar información tributaria.

"Es muy positivo que todos los contribuyentes que tengan bienes y derechos en el exterior los tengan correctamente declarados a la Hacienda Pública. Eso lo podremos contrastar el año que viene", ha precisado el ministro.

El Tribunal Constitucional asegura en su sentencia sobre la amnistía fiscal, que no afecta a las regularizaciones firmes, que esta medida "supone la abdicación del Estado ante su obligación de hacer efectivo el deber de todos de concurrir al sostenimiento de los gastos públicos".

De esta forma, añade, se legitima "como una opción válida la conducta de quienes, de forma insolidaria, incumplieron su deber de tributar de acuerdo con su capacidad económica, colocándolos finalmente en una situación más favorable que la de aquellos que cumplieron voluntariamente y en plazo su obligación de contribuir".

El pasado viernes, el Gobierno respaldó públicamente al ministro de Hacienda frente a esta sentencia, mientras que el PSOE propuso que el ministro sea reprobado por el Congreso y no descartó pedir una comisión de investigación.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR