Las Big Four mantienen su dominio pese al baile auditor

Batacazo de Theresa May en las elecciones del Reino Unido y afronta un Parlamento dividido en plena negociación del Brexit
9 Junio, 2017
El ICAM pone en marcha el defensor del abogado
9 Junio, 2017
Ver todas las noticias >

Las cuatro grandes auditoras -EY, Deloitte, KPMG y PwC- siguen cubriendo el trabajo del 98% de las empresas del FTSE 350. Por primera vez en treinta años, BT está planeando cambiar de auditor y sustituir a PwC después de un escándalo de contabilidad en su división italiana. Sin embargo, a pesar de que el trabajo de auditoría de BT genera unos ingresos de unos 9 millones de libras al año, hay solamente dos candidatos viables.

El problema de BT es sintomático del mercado de la auditoría de Reino Unido, que está abrumadoramente dominado por cuatro firmas -EY, Deloitte, KPMG y PwC- y plagado de conflictos de intereses. Debido a los grandes escándalos contables en compañías británicas como Rolls-Royce y Tesco -cuyos auditores eran KPMG y PwC, respectivamente-, el que esta situación de dominio persista preocupa a algunos inversores.

Iain Richards, director de inversión responsable de Columbia Threadneedle, compañía que gestiona activos por valor de 369.000 millones de dólares, señala que "todavía hay una tendencia muy clara a contratar a las cuatro grandes; pero los escándalos contables ponen en riesgo el capital de inversores y pensionistas y pueden dar lugar a penalizaciones y a caídas en el precio de las acciones de las compañías, y el coste de esto redunda en última instancia en la gente corriente".

Las últimas cifras de cuota de mercado, recopiladas por PwC, muestran que las cuatro grandes auditan a 99 de las 100 mayores compañías cotizadas de Reino Unido, igual que en 2011, antes de que se cambiaran las reglas; según estas nuevas reglas, las empresas deben presentar concursos de auditorías cada diez años y cambiar de auditor cada 20. "Está muy claro que los concursos no han modificado la situación", reconoce el profesor Guy Jubb, del Centro de Contabilidad y Sociedad de la Escuela de Negocios de Edimburgo y ex responsable de gobierno corporativo de Standard Life.

En el caso de BT, Deloitte ha sido descartada debido al trabajo que ya hace para el grupo de telecomunicaciones, dejando sólo a EY y KPMG, cuyo antiguo presidente es el presidente actual de BT, Sir Michael Rake. El grupo espera elegir un nuevo auditor en las próximas semanas mediante un concurso que inicialmente está previsto para 2019.

La reforma del sector de la auditoría en la UE entró en vigor en 2014. Su objetivo era ampliar la capacidad de la elección y la competencia en un mercado de relaciones cómodas y prolongadas entre las compañías y los auditores.

Las cuatro grandes auditoras -EY, Deloitte, KPMG y PwC- siguen cubriendo el trabajo del 98% de las empresas del FTSE 350. Por primera vez en treinta años, BT está planeando cambiar de auditor y sustituir a PwC después de un escándalo de contabilidad en su división italiana. Sin embargo, a pesar de que el trabajo de auditoría de BT genera unos ingresos de unos 9 millones de libras al año, hay solamente dos candidatos viables.

El problema de BT es sintomático del mercado de la auditoría de Reino Unido, que está abrumadoramente dominado por cuatro firmas -EY, Deloitte, KPMG y PwC- y plagado de conflictos de intereses. Debido a los grandes escándalos contables en compañías británicas como Rolls-Royce y Tesco -cuyos auditores eran KPMG y PwC, respectivamente-, el que esta situación de dominio persista preocupa a algunos inversores.

Iain Richards, director de inversión responsable de Columbia Threadneedle, compañía que gestiona activos por valor de 369.000 millones de dólares, señala que "todavía hay una tendencia muy clara a contratar a las cuatro grandes; pero los escándalos contables ponen en riesgo el capital de inversores y pensionistas y pueden dar lugar a penalizaciones y a caídas en el precio de las acciones de las compañías, y el coste de esto redunda en última instancia en la gente corriente".

Las últimas cifras de cuota de mercado, recopiladas por PwC, muestran que las cuatro grandes auditan a 99 de las 100 mayores compañías cotizadas de Reino Unido, igual que en 2011, antes de que se cambiaran las reglas; según estas nuevas reglas, las empresas deben presentar concursos de auditorías cada diez años y cambiar de auditor cada 20. "Está muy claro que los concursos no han modificado la situación", reconoce el profesor Guy Jubb, del Centro de Contabilidad y Sociedad de la Escuela de Negocios de Edimburgo y ex responsable de gobierno corporativo de Standard Life.

En el caso de BT, Deloitte ha sido descartada debido al trabajo que ya hace para el grupo de telecomunicaciones, dejando sólo a EY y KPMG, cuyo antiguo presidente es el presidente actual de BT, Sir Michael Rake. El grupo espera elegir un nuevo auditor en las próximas semanas mediante un concurso que inicialmente está previsto para 2019.

La reforma del sector de la auditoría en la UE entró en vigor en 2014. Su objetivo era ampliar la capacidad de la elección y la competencia en un mercado de relaciones cómodas y prolongadas entre las compañías y los auditores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR