La recaudación de impuestos crece un 10,3% hasta abril

No habrá una lista de paraísos fiscales en la UE
31 Mayo, 2017
El despido de un expatriado debe incluir primas y pluses
31 Mayo, 2017
Ver todas las noticias >

La previsión de ingresos tributarios dibujada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en los Presupuestos de 2017, que aún están en tramitación, fue calificada de "optimista" y "sobrevalorada" por varias de las agencias de estudios económicos. Sin embargo, la recaudación de impuestos crece en términos homogéneos —corregido de efectos del calendario y de los ritmos de devoluciones— un 10,3% hasta abril, según las cifras publicadas este martes por la Agencia Tributaria.

De mantener el ritmo, el Ejecutivo tendrá fácil cumplir con el objetivo de déficit público marcado por Bruselas, el 3,1% del PIB. Se trata de uno de los mayores ajustes de los últimos años: las Administraciones Pública tienen que bajar los números rojos del 4,33% del PIB registrado el año pasado al 3,1% previsto para este, lo que supone un ajuste de algo más de 12.000 millones de euros.

La actividad económica ha tomado impulso en el arranque del año, lo que repercute en la salud de las cuentas públicas. "Las causas fundamentales del crecimiento de los ingresos son el dinamismo de las retenciones del trabajo —por el crecimiento del empleo y las pensiones— y del IVA —por el alza de los precios y la disminución de aplazamientos—", explica la Agencia Tributaria en el informe mensual de recaudación correspondiente a abril, difundido este martes. El organismo encargado de recaudar los tributos añade que los pagos fraccionados del impuesto de sociedades y del IRPF han contribuido a este dinamismo.

En el intenso crecimiento de la recaudación tributaria también tienen que ver los cambios en el impuesto sobre sociedades. A final del año pasado el Ejecutivo introdujo varias modificaciones para aumentar los pagos a cuenta del citado impuesto —las empresas adelantan parte de la cantidad que tendrán que pagar cuando liquiden el tributo—. Esta medida ha tenido un impacto positivo de 2.603 millones de euros.

La buena marcha de la recaudación está permitiendo al Gobierno reducir los números rojos de la Administración General del Estado. Durante los cuatro primeros meses, el déficit público del Estado central ascendió a 8.268 millones, el equivalente al 0,71% del PIB. Estos guarismos representan un descenso del 40% respecto al del año anterior.

La previsión de ingresos tributarios dibujada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en los Presupuestos de 2017, que aún están en tramitación, fue calificada de "optimista" y "sobrevalorada" por varias de las agencias de estudios económicos. Sin embargo, la recaudación de impuestos crece en términos homogéneos —corregido de efectos del calendario y de los ritmos de devoluciones— un 10,3% hasta abril, según las cifras publicadas este martes por la Agencia Tributaria.

De mantener el ritmo, el Ejecutivo tendrá fácil cumplir con el objetivo de déficit público marcado por Bruselas, el 3,1% del PIB. Se trata de uno de los mayores ajustes de los últimos años: las Administraciones Pública tienen que bajar los números rojos del 4,33% del PIB registrado el año pasado al 3,1% previsto para este, lo que supone un ajuste de algo más de 12.000 millones de euros.

La actividad económica ha tomado impulso en el arranque del año, lo que repercute en la salud de las cuentas públicas. "Las causas fundamentales del crecimiento de los ingresos son el dinamismo de las retenciones del trabajo —por el crecimiento del empleo y las pensiones— y del IVA —por el alza de los precios y la disminución de aplazamientos—", explica la Agencia Tributaria en el informe mensual de recaudación correspondiente a abril, difundido este martes. El organismo encargado de recaudar los tributos añade que los pagos fraccionados del impuesto de sociedades y del IRPF han contribuido a este dinamismo.

En el intenso crecimiento de la recaudación tributaria también tienen que ver los cambios en el impuesto sobre sociedades. A final del año pasado el Ejecutivo introdujo varias modificaciones para aumentar los pagos a cuenta del citado impuesto —las empresas adelantan parte de la cantidad que tendrán que pagar cuando liquiden el tributo—. Esta medida ha tenido un impacto positivo de 2.603 millones de euros.

La buena marcha de la recaudación está permitiendo al Gobierno reducir los números rojos de la Administración General del Estado. Durante los cuatro primeros meses, el déficit público del Estado central ascendió a 8.268 millones, el equivalente al 0,71% del PIB. Estos guarismos representan un descenso del 40% respecto al del año anterior.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR