El despido de un expatriado debe incluir primas y pluses

La recaudación de impuestos crece un 10,3% hasta abril
31 mayo, 2017
La Seguridad Social registró un superávit de 3.337,5 millones de euros en los cuatro primeros meses del año
31 mayo, 2017
Ver todas las noticias >

Así lo establece una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), que sigue la línea de otras sentencias que están encareciendo el despido del expatriado, pero que lo hacían en casos de trabajadores que eran despedidos después de llevar un tiempo ya reincorporados en las oficinas españolas de la empresa.

En este caso, el TSJ analiza el cese de un director de desarrollo de negocio de una gran empresa de construcción al que le fue notificado su despido como consecuencia de la finalización de los trabajos en Canadá para los que fue contratado. Se discute si debían o no formar parte de la base salarial para calcular el importe de la indemnización el alquiler de la vivienda, de 1.994,23 euros mensuales; las clases de inglés, de 354,53 euros mensuales; la prima del seguro médico, de 75,33 euros mensuales, y el vehículo de empresa, de 410,70 euros mensuales.

Respecto a la vivienda, la respuesta del TSJ es afirmativa "porque constituye un concepto absolutamente necesario al que el trabajador no podría acceder salvo una merma considerable de su salario". En cuanto a las clases de inglés, dada su necesidad para una mayor eficacia profesional, es asimismo equiparable. El seguro médico de expatriados "podría entenderse también como una mejora voluntaria de la Seguridad Social instituida por la empresa, y no de una compensación retributiva, pero su carácter no queda configurado como tal en el propio contrato".

Y, acerca del uso del vehículo, inicialmente se subrayaba la política de la empresa, que tiene un procedimiento especial para la asignación de los vehículos necesarios para el desarrollo de la actividad profesional y que éstos no tienen asignación personal, y su utilización se encuentra restringida al desarrollo de la actividad. Sin embargo, entiende el Tribunal que "en este supuesto no puede tener el mismo tratamiento el uso del vehículo cuando el trabajo se desarrolla por un expatriado, que consta debía realizar su actividad en diversas obras, a las que tiene que desplazarse diariamente, pues el vehículo debe usarse igualmente para el tiempo de ocio".

Así lo establece una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), que sigue la línea de otras sentencias que están encareciendo el despido del expatriado, pero que lo hacían en casos de trabajadores que eran despedidos después de llevar un tiempo ya reincorporados en las oficinas españolas de la empresa.

En este caso, el TSJ analiza el cese de un director de desarrollo de negocio de una gran empresa de construcción al que le fue notificado su despido como consecuencia de la finalización de los trabajos en Canadá para los que fue contratado. Se discute si debían o no formar parte de la base salarial para calcular el importe de la indemnización el alquiler de la vivienda, de 1.994,23 euros mensuales; las clases de inglés, de 354,53 euros mensuales; la prima del seguro médico, de 75,33 euros mensuales, y el vehículo de empresa, de 410,70 euros mensuales.

Respecto a la vivienda, la respuesta del TSJ es afirmativa "porque constituye un concepto absolutamente necesario al que el trabajador no podría acceder salvo una merma considerable de su salario". En cuanto a las clases de inglés, dada su necesidad para una mayor eficacia profesional, es asimismo equiparable. El seguro médico de expatriados "podría entenderse también como una mejora voluntaria de la Seguridad Social instituida por la empresa, y no de una compensación retributiva, pero su carácter no queda configurado como tal en el propio contrato".

Y, acerca del uso del vehículo, inicialmente se subrayaba la política de la empresa, que tiene un procedimiento especial para la asignación de los vehículos necesarios para el desarrollo de la actividad profesional y que éstos no tienen asignación personal, y su utilización se encuentra restringida al desarrollo de la actividad. Sin embargo, entiende el Tribunal que "en este supuesto no puede tener el mismo tratamiento el uso del vehículo cuando el trabajo se desarrolla por un expatriado, que consta debía realizar su actividad en diversas obras, a las que tiene que desplazarse diariamente, pues el vehículo debe usarse igualmente para el tiempo de ocio".

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR