Trump propone vender la mitad de las reservas estratégicas de petróleo

Avalancha en el registro de patentes
24 Mayo, 2017
Rechazo al plan para la especialización de un juzgado de primera instancia en cada provincia para cláusulas hipotecarias
24 Mayo, 2017
Ver todas las noticias >

El presidente Donald Trump va a necesitar dotarse de efectivo para compensar parte la pérdida de ingresos derivada del recorte de impuestos. Para equilibrar las cuentas públicas no le basta con pasar la tijera a los programas sociales. Con este objetivo, el detalle de la propuesta de presupuesto presentada al Congreso de Estados Unidos contempla la venta de la mitad de las reservas estratégicas de petróleo, una vieja reclamación de los republicanos.

El plan de Trump para reducir la deuda y elevar los ingresos incluye vender las reservas existentes de gasolina en el Noroeste de EE UU, que se creó tras la tempestad Sandy, y abrir a la exploración el refugio natural en Alaska. La administración que preside el republicano espera así empezar obteniendo 500 millones de dólares solo con la venta de las reservas de petróleo en el ejercicio fiscal 2018, si su propuesta es aceptada finalmente en los términos que plantea.

Esa cantidad se elevaría a 16.600 millones en el curso de una década. Trump no es el primer presidente que propone algo similar, pero va más allá de los que buscan los propios republicanos. Las reservas estratégicas acumulan actualmente 687,7 millones de barriles. Las propuestas legislativas más recientes contemplaban vender hasta 90 millones de barriles para 2025, equivalente a un tercio de la capacidad. Trump lo lleva a 270 millones de barriles.

A esta cantidad se le sumarían eventualmente 1.800 millones en royalties si se permite el acceso de las petroleras a la zona protegida en el Ártico, de acuerdo con los primeros análisis del sector de la propuesta. Estos detalles se conocen, además, la misma semana que el cártel de países productores de petróleo (OPEP) se reúne en Viena para pactar los niveles de producción. Piden a EE UU que ponga de su parte para estabilizar los precios.

Mick Mulvaney, el encargado de diseñar el proyecto de presupuesto, cree que liberar reservas es “razonable” porque el incremento de la producción doméstica de crudo redujo “de una manera dramática” el riesgo de disrupción en el suministro. Las reservas estratégicas de petróleo están situadas en Texas y Luisiana. Equivalen a cerca de 38 días de consumo. Se recurrió a ellas tras el impacto del huracán Katrina en 2005.

El presidente Donald Trump va a necesitar dotarse de efectivo para compensar parte la pérdida de ingresos derivada del recorte de impuestos. Para equilibrar las cuentas públicas no le basta con pasar la tijera a los programas sociales. Con este objetivo, el detalle de la propuesta de presupuesto presentada al Congreso de Estados Unidos contempla la venta de la mitad de las reservas estratégicas de petróleo, una vieja reclamación de los republicanos.

El plan de Trump para reducir la deuda y elevar los ingresos incluye vender las reservas existentes de gasolina en el Noroeste de EE UU, que se creó tras la tempestad Sandy, y abrir a la exploración el refugio natural en Alaska. La administración que preside el republicano espera así empezar obteniendo 500 millones de dólares solo con la venta de las reservas de petróleo en el ejercicio fiscal 2018, si su propuesta es aceptada finalmente en los términos que plantea.

Esa cantidad se elevaría a 16.600 millones en el curso de una década. Trump no es el primer presidente que propone algo similar, pero va más allá de los que buscan los propios republicanos. Las reservas estratégicas acumulan actualmente 687,7 millones de barriles. Las propuestas legislativas más recientes contemplaban vender hasta 90 millones de barriles para 2025, equivalente a un tercio de la capacidad. Trump lo lleva a 270 millones de barriles.

A esta cantidad se le sumarían eventualmente 1.800 millones en royalties si se permite el acceso de las petroleras a la zona protegida en el Ártico, de acuerdo con los primeros análisis del sector de la propuesta. Estos detalles se conocen, además, la misma semana que el cártel de países productores de petróleo (OPEP) se reúne en Viena para pactar los niveles de producción. Piden a EE UU que ponga de su parte para estabilizar los precios.

Mick Mulvaney, el encargado de diseñar el proyecto de presupuesto, cree que liberar reservas es “razonable” porque el incremento de la producción doméstica de crudo redujo “de una manera dramática” el riesgo de disrupción en el suministro. Las reservas estratégicas de petróleo están situadas en Texas y Luisiana. Equivalen a cerca de 38 días de consumo. Se recurrió a ellas tras el impacto del huracán Katrina en 2005.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR